Seleccionar página

Ideal para conseguir que los niños coman esta verdura.

Ingredientes:

– 1 berenjena

– 3 huevos

– 2 dientes de ajo

– perejil

– pan rallado

– recipiente con agua

– aceite de oliva

– sal

Preparación:

Cortar en rodajas muy finas la berenjena y ponerla aproximadamente unas 3 horas en remojo en un recipiente con agua y sal. No hace falta quitarle la piel.

Cuando pase ese rato, tirar el agua salada, echar agua (sin sal) y remover o lavar un poco para quitar posibles restos de sal. Sacarlas del agua y dejar escurrir, secar muy bien, si hace falta incluso se pueden secar con papel o un paño limpio.

Machacar en el mortero el ajo y el perejil y mezclarlo en un recipiente muy bien con los huevos batidos.

Calentar aceite en la sartén.

Para cada rodaja de berenjena, pasar por pan rallado, luego mojar en la mezcla de huevo-ajo-perejil y cuando esté el aceite caliente echar a freír hasta que el rebozado se vea doradito.

Sacar de la sartén e ir colocando en un recipiente o plato con papel en el fondo para que vaya absorviendo aceite.