Seleccionar página

Este queso si os digo la verdad, no es que me guste mucho al natural, pero os aseguro que cocinado de esta manera está muy rico. La receta había probado en varios lugares y puedo decir que me ha gustado mucho más como me ha quedado a mí, sobretodo por el gusto que me ha parecido exquisito. No se si será por la marca del queso, que como podéis ver en la foto es “Marcillat”…Pero aquí os dejo todas las indicaciones.

Ingredientes:

– queso camembert

– harina

– pan rallado

– 1 o 2 huevos

– aceite

– mermelada

Preparación:

Partir la bola de queso en 8 porciones iguales. Pasar cada porción por harina, observando que quedan totalmente cubiertas las 5 caras. Después pasarlas por huevo, otra capa de pan rallado, otra de huevo y otra de pan rallado. En todos los casos han de quedar cubiertas todas las caras.

El motivo de tanta capa es asegurar que luego el queso no se empiece a salir cuando se derrita.

Poner aceite en una sartén (lo suficiente para que cubra las porciones hasta la mitad) y dejarlo que se caliente mucho. Esto es importante, fijarse en que salga humo del aceite.

Una vez caliente, echar en la sartén de una en una, que no queden pegadas unas a las otras. Y cada una, estará unos 35 segundos friéndose. Cuando pase ese tiempo, dar la vuelta a cada uno y tendrán que estar otros 35 segundos. Para dar la vuelta cuidado con no pincharlos porque empezaría a salir el queso.

Sacar y dejar escurrir un poco en papel de cocina.

Imprescindible servir recién hecho y acompañar de mermelada. La mermelada que yo he usado ha sido de frutas del bosque de la marca Helios y queda riquísimo.

Suele ser típico acompañarla con mermelada de arándanos, frambuesa, tomate…