Seleccionar página

La pera y la manzana son dos frutas casi siempre presentes en casa. Como muchas veces comerlas de la misma manera cansa o da pereza, una buena solución es preparar una compota con ellas. En mi casa, ha sido un postre recurrente desde que la memoria me alcanza, aunque no recuerdo sin me gustaba mas la compota en si o el aroma de la canela que la acompañaba. Ahora que el verano se nos escapa y enseguida lo hará el buen tiempo, la compota templada puede ser un buen punto final a nuestra comida. Ademas de como postre, puede servirse como acompañamiento de carnes y pescados para introducir fruta en nuestra dieta.

Ingredientes:

  • 2 peras
  • 2 manzanas
  • Zumo de medio limón
  • 50 ml de agua
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharaditas de canela

Elaboración:

Pelamos la fruta y la cortamos en trocitos, retirando el corazón.

Colocamos los trozos en una cazuela y exprimimos el zumo de medio limón. Añadimos el agua y llevamos a ebullición. Bajamos el fuego y cocemos la fruta con la cazuela tapada a fuego lento hasta que la fruta se ablande.

Se añade el azúcar y se le da un golpe de fuego fuerte removiendo suavemente la mezcla.

Se retira del fuego y se espolvorea con unas cucharaditas de canela al gusto.

Notas:

  • De la forma de trocear la fruta y el tiempo de cocción dependerá la textura de la compota.

.