Seleccionar página

Me encanta el sabor ácido de los cítricos, por eso cuando vi esta receta en el Blog ‘The Pastry Affair’, no me pude resistir a elaborarla. Aunque la receta original, utiliza limones Meyer, un cruce entre el limón y la mandarina con una menor ácidez y un sabor por tanto mas dulce, utilicé limones comunes mucho mas accesibles y aumenté la cantidad de azúcar. La cuajada de limón, puede conservarse durante varios días e incluso semanas en una tarro de vidrio en la nevera, y ofrece muchas posibilidades. Podemos utilizarla para untar en tostadas o galletas, rellenar creps, o acompañar dulces como bizcochos o muffins.

Ingredientes:

  • 3/4 cup de azúcar
  • Ralladura de 2 limones
  • 2 huevos
  • 1/2 taza de zumo de limón
  • 4 cucharadas de mantequilla

Elaboración:

En una cazuela, combinamos el azúcar y la ralladura de limón.

En un bol batimos los huevos junto con el zumo de limón y los añadimos a la cazuela mezclando bien todos los ingredientes.

Cocinamos a fuego suave removiendo constantemente hasta que la mezcla espese lo suficiente para cubrir una cuchara, aproximadamente 10 minutos. Retiramos del fuego y añadimos la mantequilla, mezclando bien hasta que se derrita.

Colamos la mezcla con un colador fino y la vertemos en un recipiente de vidrio.

Cubrimos con film transparente y la refrigeramos.

Notas:

  • Es importante que la mezcla no llegue a hervir
  • La próxima vez para evitar el calor directo, probaré a cocinarlo al baó maria

.