Seleccionar página

Siempre que una cocina nuevas galletas, piensa que esta haciendo demasiadas en caso de que algo salga mal. Una vez horneadas, al sacarlas del horno y probarlas, normalmente tiendes a pensar lo contrario, que son muy pocas. Estas galletas de chocolate agrietadas, se empiezan a disfrutar a la hora de hacer la masa, por el olor que desprende el chocolate en la cocina. Es una receta sencilla y entretenida en la que los niños pueden ayudarnos a formar las bolitas. Como resultado final se obtienen unas galletas bonitas y con un intenso sabor a cholate, crujientes por fuera y algo mas blanditas por dentro. Las medidas están en cups, ya que la receta original la obtuve de una página americana, así que necesitaréis una jarra medidora que contenga ese sistema. Por si no dispusierais de una, he añadido una aproximación de las cantidades en gramos.

Ingredientes:

  • 170 gr. de chocolate negro (60-70%)
  • 2 huevos
  • 1 cup de azúcar moreno (220 gr.)
  • 1/3 cup de aceite de girasol (80 ml.)
  • 1 cucharita de levadura royal
  • 1/2 cucharita de sal
  • 1 cup de harina (120 gr.)
  • Azúcar glass

Elaboración:

Troceamos el chocolate y lo introducimos en una cazuela mediana que calentaremos al baño maría para fundir el chocolate. Una vez fundido dejaremos templar.

Cuando el chocolate temple, añadiremos el azúcar moreno, el aceite y los huevos batidos y mezclaremos con ayuda de las varillas eléctricas.

A continuación añadiremos la levadura, la sal e incorporaremos la harina tamizada poco a poco con ayuda de una varilla manual o una cuchara de palo.

Dejaremos reposar la masa espesa que hemos obtenidos unos 10-15 minutos, mientras el horno se precalienta a 190º.

Transcurrido ese tiempo, formamos bolitas con ayuda de dos cucharitas del tamaño de una nuez y las introducimos en azúcar glass. Colocamos las bolitas en la bandeja de horno sobre papel sulfurizado con espacio entre una y otra.

Introducimos en el horno y cocinamos 15 minutos. Sacamos y dejamos enfriar antes de reservarlas en un recipiente cerrado herméticamente para su mejor conservación.

Notas:

  • Es importante que el agua del baño maría no llegue a hervir para evitar que se queme el chocolate
  • El tiempo de reposo de la masa es necesario para obtener mejores resultados.

.