Seleccionar página

Las legumbres son un plato que en muchos casos queda relevado a segundo plano en el verano y épocas de calor. En mi caso, y dado que los platos de cuchara siempre me han gustado, acostumbro a cocinar legumbres al menos una vez por semana. Los garbanzos con espinacas ademas de ser un plato proteico y nutritivo, es una buena forma de introducir la espinaca de forma mas discreta en la dieta de aquellos a quienes no les gusta.

Ingredientes:

  • 300 gr de garbanzos
  • 300gr de espinacas
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de Laurel
  • 1 rebanada de pan duro
  • 1 cucharada de tomate frito
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Elaboración:

La noche anterior, ponemos los garbanzos a remojo con agua tibia y una pizca de sal.

Ponemos a cocer los garbanzos en abundante agua, con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, y la hoja de laurel en una olla a presión. Cuando empiecen a hervir, desespumamos, cerramos la olla y esperamos a que alcancé el máximo de presión. A partir de ese momento bajamos el fuego y cocinamos 35 minutos aproximadamente o hasta que estén tiernos.

Mientras, pelamos la cebolla, la picamos y ponemos a pochar en una sartén. Pasados unos minutos, cuando este tierna, añadimos 1 cucharada de tomate frito y las espinacas limpias y sin tallos. Removemos unos minutos y añadimos a la olla.

Por otra parte, freímos una rebanada de pan duro y el diente de ajo picadito. Machacamos ambas cosas en un moreto y añadimos también a la olla de garbanzos.

Mezclamos con los garbanzos suavemente para que no se rompan y cocinamos a fuego suave unos minutos para que los sabores se mezclen. Servimos caliente.

Notas:

  • El tiempo de cocción de los garbanzos es aproximado. Dependerá del garbanzo y la olla que utilicemos.
  • Se le puede añadir también un huevo cocido picadito.

.