Té helado con leche

El té helado, es una bebida muy refrescante y sabrosa para disfrutar en verano, servida en un vaso con hielo. Es una receta sencilla que solo requiere esperar a que el té se enfríe hasta temperatura ambiente antes de servirlo sobre el hielo. Aunque el té no sea algo que me entusiasme, reconozco que «camuflado» junto al hielo y la leche condensada, se toma muy agusto. Puede servirse tal cual o acompañarlo con unas hojitas de menta o una rodaja de limón.

Ingredientes:

  • 2-3 cucharadas de te negro
  • 130 ml. de agua
  • 2 cucharadas de leche condensada
  • 2-3 cucharadas de azucar
  • Leche evaporada fría
  • Hielo picado

Elaboración:

Hervimos el agua y vertemos en una taza con 2-3 cucharadas, según la intensidad que deseemos de te negro. Dejamos actuar unos minutos. Después, utilizando un buen filtro o colador, colamos el té.

Agregamos las cucharadas de azúcar al té caliente y removemos bien para que se disuelva. Añadimos también la leche condensada, revolvemos hasta integrarla y dejamos reposar y enfriar.

Llenamos 2/3 de un vaso de hielo picado y a continuación vertemos el té y cubrimos con la leche evaporada.

Notas:

  • Podemos realizar los dos primeros pasos y conservar la mezcla en la nevera hasta la hora de servir.
  • La cantidad tanto de la leche condensada y evaporada, variará según el dulzor que queramos obtener.

.

Helado de fresa

El verano no tardará mucho en terminarse, pero hasta entonces aun nos queda tiempo de preparar recetas refrescantes como estas. El helado, mas si es casero, resulta un postre riquísimo y no es tan complicado como nos pudiera parecer elaborarlo en casa. Tan solo requiere un poco de nuestro tiempo y atención si como yo no contamos con una heladera en casa que nos facilita la tarea de «mantecado».

Ingredientes:

  • 400 gr. de Leche Evaporada congelada
  • 500 gr. de fresas congeladas
  • 100 gr. de Nata líquida
  • 150 gr. de Azúcar Glass
  • 30 gr. de Azúcar Invertido

+ Para el azúcar invertido (si no podemos conseguirlo hecho)

  • 1 kg. de azúcar
  • 300 ml. de agua
  • 5 gr. de ácido cítrico (3 sobres blancos)
  • 5 gr. de bicarbonato sódico (3 sobres amarillos)

Elaboración:

Ázucar invertido: Mezclamos el ácido cítrico, el azúcar y el agua y llevamos al fuego. Cuando empiece a hervir retiramos del fuego y dejamos enfriar a unos 50º C. Añadimos entonces el bicarbonato sódico y mezclamos bien (se pondrá blanquecino hasta que enfríe y repose). Dejamos reposar en un recipiente de cristal grande, mayor que el líquido que tenemos, durante varias horas. Cerramos herméticamente el bote y guardamos.

Trituramos las fresas congeladas y reservamos.

En el vaso, colocamos ahora la leche evaporada congelada en cubitos, el azúcar glass y el azúcar invertido, y trituramos. A continuación añadimos la nata y batimos a velocidad fuerte unos cuantos segundos.

Agregamos las fresas trituradas y seguimos trabajando hasta que desaparezcan todos los trocitos.

Vertemos la mezcla en un recipiente apto para el congelador y removemos cada media hora aproximadamente un total de 3-4 veces.

Sacamos 5-8 minutos antes de servir.

Notas:

  • Los sobres de ácido cítrico y bicarbonato suelen venir en cajitas, son sobrecitos de gaseosas y se encuentran en bastantes supermercados.

.

Montadito de pechuga de pollo, cebolla pochada y lactonesa

No si os pasará como a mi, que los viernes y domingos me apetecen cenas diferentes, mas de picoteo, relajadas y de las que se alargan. Muchas veces abrimos la nevera, echamos un vistazo y vamos montando algo con lo que tenemos, sin mucha preocupación. En este caso tomate, pechugas de pollo, y cebolla, acompañadas de tomate frito y lactonesa hecha en casa para que aquellos que no puedan comer huevos, puedan disfrutar igual, y con la que evitamos los problemas que pueda causar en la mayonesa, el calor en ésta época.

Ingredientes (2 personas):

  • 2 rebanadas de pan de molde
  • 2 filetes de pechuga de pollo grandes
  • 1 tomate grande
  • 2 cebollas medianas
  • Pan rallado
  • Pimienta y sal
  • Aceite de oliva
  • Tomate frito o salsa de tomate

Para la lactonesa:

  • Leche evaporada
  • Aceite de girasol
  • Vinagre o zumo de limón
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos, ya que es lo que mas tiempo nos llevará, pochando la cebolla en una sartén con 2 cucharadas de aceite. Lo haremos con paciencia a fuego medio hasta que este tierna y adquiera ese color característico.

Mientras, lavamos el tomate, lo cortamos en rodajas y reservamos.

Para hacer la lactonesa, colocamos en un vaso de batidora, 1 medida de leche evaporada, sal, y 2-3 medidas de aceite. Introducimos la batidora, la pegamos al fondo y comenzamos a batir sin mover el brazo de la batidora un minuto. Comenzamos a levantar despacio el brazo de la batidora y a medida que vemos que se liga, movemos arriba y abajo para que termine de ligar. Para finalizar, echamos un chorrito de vinagre o zumo de limón con el que la mezcla espesará un poquito y volvemos a batir con movimientos arriba-abajo. Reservamos.

Salpimentamos las pechugas, las pasamos por pan rallado y las freimos en aceite bien caliente.

Ponemos en cada plato una rebanada de pan de molde y lo untamos con un poco de salsa de tomate bien repartida y añadimos las rodajas de tomate. Cubrimos con lactonesa, colocamos las pechugas de pollo encima y para finalizar, la cebolla pochada.

Notas:

  • Las medidas de la lactonesa son aproximadas, ya que siempre lo hago a ojo. Recomiendo poner únicamente dos partes de aceite en un principio y una vez ligado si fuera necesario añadir mas hasta obtener la textura deseada.
  • Suelo utilizar al igual que Pam de molde una rebanada de pan de pueblo tostada en el horno.

.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies