Seleccionar página

Ayer necesitaba algo rápido con lo que salir del paso, debido al poco tiempo que tenía para comer. Como casi siempre que me ocurre algo así, me lancé a la pasta y aproveche una salsa de tomate casera que tenia preparada del fin de semana. Una salsa de tomate básica como la que preparé hace tiempo en este mismo blog. Después abrí la nevera y decidí aprovechar un tomate natural, dado que  últimamente se multiplican en la huerta, media cebolla y un trozo de queso curado, demasiado duro ya para comerlo solo. El resultado, tratandose de ingredientes naturales como lo eran la mayoría, una delicia.

Ingredientes (2 personas):

  • 150 gr. de macarrones
  • 1/2 cebolla grande
  • 2 vasitos de Salsa de tomate
  • 1 tomate
  • 12 tacos de queso
  • Orégano
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Picamos la cebolla y la ponemos a pochar en una sartén con dos cucharadas de aceite. Cocinamos a fuego suave hasta que esté transparente.

En una cazuela con abundante agua, unas gotitas de aceite y una pizca de sal, cocemos la pasta siguiendo las indicaciones y tiempo recomendado del fabricante.

Mientras aprovechamos para lavar el tomate y cortarlo en tacos al igual que el queso.

En otra sartén calentamos la salsa de tomate a la que añadimos un poco de orégano. Cuando la salsa esté caliente, añadimos los tacos de queso para que se ablanden un poquito.

Una vez esté lista la pasta, la escurrimos y la servimos en los platos. Cubrimos con la salsa de tomate y añadimos encima una montañita de cebolla pochada y los tozos de tomate.

Notas:

  • Es importante tener paciencia a la hora de pochar la cebolla y no subir en exceso la temperatura para que esta no se nos fria.

.