Seleccionar página

No hay desayuno mejor, que el hecho en casa! Para todos aquellos a los que la repostería os de un poco de miedo, esta es sin duda una buena receta para comenzar. Las magdalenas con pepitas de chocolate son muy fáciles y rápidas de hacer, se obtiene un resultado riquísimo y nos abren el apetito con el simple aroma que dejan en la cocina mientras se hornean. Una dulce tentación que seguro no durará mucho tiempo en la cocina y un producto sano, que nada tiene que ver con la bollería industrial.

Ingredientes (para 20-24 madalenas):

  • 4 huevos
  • 350gr harina
  • 250gr azúcar
  • 250gr aceite de girasol
  • 100ml nata liquida 35%
  • 1 sobre de levadura royal
  • Ralladura de 1 limon
  • Pepitas de chocolate
  • Fideos de chocolate + azucar

Elaboración:

Mezclamos la harina con la levadura en un recipiente y reservamos.

Batimos en un bol los huevos con el azucar hasta que blanqueen y dupliquen su volumen. Agregamos la nata, el aceite y la ralladura una por una y batimos para lograr una mezcla homogénea.

Agregamos la harina tamizada poco a poco y mezclamos sin batir, removiendo con la varilla.

A continuación añadimos las pepitas de chocolate (la cantidad dependerá de lo golosos que seáis) y mezclamos con la varilla.

Introducimos los moldes de papel en moldes de acero y llenamos hasta la mitad con la mezcla. Echamos encima y en el centro azúcar y unos fideos de chocolate en un costadito para adornar. Dejamos reposar unos minutos.

Horneamos, en el horno previamente precalentado, a 200º unos 15 minutos. Sacamos y dejamos que se enfríen para empezar a degustar.

Tiempo: 30-40 min.

Notas:

  • Es importante introducir los moldes de papel en otros de acero para que las magdalenas tengan una mejor forma y suban mas. Pueden utilizarse también moldes de silicona.
  • El tiempo de horno es aproximado y por tanto la primera vez que se hacen es conveniente vigilar. Pasados 10-12 minutos, nos fijamos si ya están subidas y han adquirido un color doradito y si es así abrimos el horno, introducimos en una de ellas el filo de un cuchillo y comprobamos si sale limpio.
  • Si hay a alguien a quien no le guste que lleven chocolate, puede suprimirse, o dividir la masa en dos y hacer mitad y mitad.

.