Seleccionar página

Las manzanas asadas son un postre sencillo a la par de sabroso del que tengo un gran recuerdo desde que era niña. No si si por ver el azúcar burbujeando mientras se cocinaban en el horno, o por el olor a canela que llenaba la cocina. El caso es que hoy en día y de vez en cuando soy yo la que no me resisto a ellas y cuando enciendo el horno para alguna otra preparación, lo aprovecho después para prepararlas. Suelo utilizar manzanas reinetas o en su caso alguna otra variedad de manzana dulce, pero podéis probar y experimentar con otro tipo.

Ingredientes:

  • 4 manzanas reineta
  • Azúcar moreno
  • Mantequilla
  • Canela
  • Agua

Elaboración:

Lavamos las manzanas, y con un vaciador o un cuchillito les quitamos el corazón, dejando las manzanas enteras. Es importante que al quitarles el corazón el hueco no llegue al fondo de la manzana para que al rellenarlo posteriormente no se salga la mezcla.

Las colocamos en una fuente para horno. Si no asentasen bien, igualaríamos el fondo con un cuchillo. Rellenamos los huecos con un trozo de mantequilla y azúcar moreno mezclada con canela en polvo.

Añadimos agua en la fuente e introducimos en el horno unos 30 minutos a 190-200º. A mitad de cocción espolvoreamos con azúcar, rellenando los huecos de nuevo y regamos con su propio jugo. La manzanas estarán listas cuando la piel se arrugue y comprobemos al pinchar que estén tiernas.

Notas:

  • Se puede utilizar en lugar de agua, brandy o vino dulce para cocinarlas.
  • Se debe ser generoso con el azúcar hasta cubrir el hueco.
  • El tiempo de horno es aproximado, depende del tamaño y la dureza de las manzanas.