Seleccionar página

Nunca se me había ocurrido aprovechar el tomate de la huerta para elaborar mermelada hasta este año. Con la cantidad de fruto que han dado las plantas, no me ha quedado otro remedio que agudizar el ingenio, para no aburrirnos preparándolo siempre de la misma manera. Tras leer varias recetas y coger un poquito de cada una, este fué el resultado teniendo como ingredientes tomates, azúcar y un limón.

Ingredientes:

  • 500 gr. de tomates pelados y sin pepitas
  • 125 gr. de azúcar moreno
  • 125 gr. de azúcar
  • Zumo de medio limón

Elaboración:

Hacemos unos cortes transversales en cruz en la piel de los tomates y los escaldamos 30 segundos, para que sea mas fácil pelarlos. Una vez pelados, quitamos las semillas. Debemos conseguir 500gr de peso de tomates “limpios”. Los cortamos con ayuda de un cuchillo en trocitos pequeños y los colocamos en una cazuela alta.

Añadimos la mitad de su peso en azúcar, 125 gr. de azúcar blanco y 125 gr. de azúcar moreno, y mezclamos bien.

Dejamos reposar la mezcla 1/2 hora y pasado el tiempo, añadimos el zumo de medio limón.

Ponemos a fuego medio durante 10 minutos, retirando si fuera necesario la espuma que se forme en la superficie. A continuación, subimos el fuego hasta que mezcla hierva y removemos continuamente durante 5 minutos.

Bajamos el fuego y cocinamos hasta que la conserva tenga la consistencia adecuada. Deberá estar espesa pero conservar un poquito de líquido para que al enfriar no se quede seca o endurezca. Según el agua que tengan los tomates, nos llevará mas o menos tiempo (en mi caso fueron 45 minutos).

Una vez lista, dejamos que se temple y la introducimos en una bote esterilizado llenándolo hasta el borde y cerrándolo herméticamente.

Notas:

  • Para esterilizar los botes, basta con introducir tanto botes como tapas en una olla con abundante agua y hervir durante 10 minutos. Para evitar que los tarros se golpeen y rompan podemos envolverlos en paños.
  • Si deseamos eliminar los trocitos basta con pasar la mezcla por la batidora.

.