Seleccionar página

Esta es una de las recetas que mas me sorprendió en su día por su sencillez, rapidez y lo bueno que es el resultado. Las palmeritas, no son otra cosa que una lamina de hojaldre impregnada de azúcar donde el truco está en saber doblar la masa. Un bocado dulce perfecto como desayuno o merienda y muy adictivo, ideal para probar este fin de semana.

Ingredientes:

  • 1 lamina de hojaldre
  • Azucar

Elaboración:

Una vez descongelada la lamina de hojaldre, la colocamos sobre una superficie en la que previamente habremos espolvoreado azúcar. Espolvoreamos azúcar también por la parte superior y pasamos el rodillo presionando ligeramente, lo necesario para que el azúcar se impregne.

A continuación, doblamos cada uno de los extremos de la lámina hasta juntarlos en el centro de la misma y espolvoreamos de azúcar, pasando el rodillo de nuevo para que se inpregne. Volvemos a doblar los extremos hacia el centro, repitiendo la operación. Al final cuando ambas partes son ya muy estrechas se montan una encima de la otra y se espolvorea nuevamente de azucar presionando ligeramente con las manos.

Cortamos a lo largo en porciones de 1 cm aproximadamente y colocamos en una bandeja de horno (con espacio entre ellas)

Horneamos a 200º (precalentar el horno minutos antes) unos 12-15 minutos. Pasado ese tiempo dar la vuelta a las palmeritas y hornear 5 minutos mas.

Notas:

  • El tiempo de horno es aproximado, se que suele variar de unos a otros, así que nos toca estar atentos la primera vez. Veréis cuando están hechas que adquieren un tono dorado por los bordes.