Seleccionar página

Los pimientos en sus diferentes variedaded dan mucho juego en la cocina. Los utilizamos para preparar salsas, para acompañar platos o como hoy rellenos, convirtiendolos en plato principal. Los pimientos del piquillo de Lodosa, asados y pelados sin lavarlos en agua ni sumergirlos en soluciones químicas de ningún tipo, se han convertido en uno de los productos mas codiciados de la huerta Navarra. En esta ocasión he decidido rellenarlos de bacalao, uno de mis pescados favoritos y que creo que aporta mucho sabor al plato.

Ingredientes:

  • 8 pimientos del piquillo
  • 300 gr de bacalao desalado
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 pimiento verde
  • Harina y huevo para rebozar

Para la salsa

  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 2 pimientos del piquillo
  • 1 zanahoria pequeña
  • 1 tomate grande maduro
  • Aceite

 

Elaboración:

Ponemos el bacalao en agua fría y calentamos hasta que hierva. Retiramos el bacalao, lo separamos en tiras, limpiamos de piel y espinas y reservamos tanto el bacalao, como un vasito del agua que hemos utilizado.

Preparamos la salsa pochando en una sartén con aceite de oliva 1 cebolla, un pimiento verde y una zanahoria que previamente habremos picado finamente. Cuando la cebolla este transparente, se añaden 2 pimientos del piquillo picaditos y el tomate maduro sin piel ni pepitas, cocinando la salsa unos minutos mas. Transcurridos 8-10 minutos, añadimos parte del agua que teníamos reservada de la cocción del bacalao y dejamos hervir unos minutos mas.

Trituramos la salsa y la vertemos como fondo en una cazuela de barro donde la mantendremos caliente.

Para preparar el relleno de los pimientos, pochamos 1 cebolla, un diente de ajo y un pimiento verde picados. Cuando esté lista la mezcla, añadimos el bacalao y rehogamos un par de minutos para que los sabores se mezclen.

Con esta mezcla y con la ayuda de una cucharita, rellenamos los pimientos y los rebozamos en harina y huevo y freimos en una sartén con aceite caliente.

Mediante una espumadera para escurrir el aceite, se colocan en la cazuela sobre la salsa caliente y se mantienen alli antes de servir unos minutos a fuego suave moviendo la cazuela a ratos.