Sandwich de bacon y huevo cocido

Los sandwich son una opción muy cómoda para complementar cenas de fin de semana, degustar a media mañana en el trabajo o como en este caso, degustar el un desayuno tardío un fin de semana. La combinación de ingredientes que admiten los sandwiches son un punto a su favor, pudiendo prepararlos con aquello que tengamos por casa, y permitiendo variar su sabor según gustos. Los sandwiches de bacon y huevo cocido, que acompañamos con mayonesa, son suaves y sencillos de elaborar. Si preferimos eliminar la grasa que añadimos a la hora de cocinar el bacon, siempre podemos sustituirla por unos taquitos de jamón serrano.

Ingredientes (para 3 sanwwich):

  • 6 rebanadas de pan de molde
  • 3-4 Huevos cocidos
  • 4 cucharadas de mayonesa
  • 2 ramas de cebollito
  • 4 lonchas de bacon un poco guesas
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Elaboración:

Para cocer los huevos, los introducimos en una cazuela con agua fría y contamos 10 minutos a partir de la ebullición. Dejamos enfriar, pelamos, picamos finamente y reservamos.

En una sartén, cocinamos el bacon picado hasta que este tostado. Escurrimos sobre un papel de cocina absorvente y reservamos.

En un tazón mezclamos los huevos, la mayonesa, el cebollino picado finamente, el bacon y salpimentamos al gusto

Extendemos la mezcla sobre 3 de las rebanadas de pan y cubrimos con el resto.

Notas:

  • Es interesante que a la hora de mezclar los ingredientes, mezclemos primero los huevos y la mayonesa para que la yema del huevo de color y consistencia a la mayonesa.

.

Croquetas de patata

Las croquetas de patata son un buen aperitivo y una buena base con la que podemos jugar añadiendo otros ingredientes. Han sido todo un descubrimiento en mi casa en la que hasta ahora las únicas croquetas que conocíamos eran las tradicionales hechas con bechamel. Para elaborar estas croquetas de patata, debemos previamente preparar un puré de patata consistente que deberá de estar frió a la hora de hacer las bolas y al que añadiremos cebolla. Para darle un toque final crujiente os recomiendo que utilicéis pan Panko para rebozarlas, aunque siempre podéis recurrir al pan rallado.

Ingredientes:

  • 2 tazas de puré de patata
  • 1 cebolla grande
  • 1-2 huevos
  • Pan Panko
  • Aceite de oliva

Para el puré de patata:

  • 1 kilo de patatas
  • Agua
  • Sal
  • 30gr. de mantequilla

Elaboración:

Para el puré de patata: Lavamos las patatas e introducimos en una cazuela con agua hirviendo y una pizca de sal. Mantenemos el hervor aproximadamente 20 minutos (dependerá del tamaño de las patatas). Una vez tiernas, sacamos las patatas del agua, dejamos que templen y quitamos la piel. Pasamos por el pasapuré, añadimos la mantequilla y mezclamos.

Picamos la cebolla y la pochamos en una sartén con aceite de oliva a fuego medio hasta que esté tierna. Una vez tierna, escurrimos el aceite sobrante y reservamos.

Mezclamos el puré de patatas y la cebolla y hacemos bolas con ayuda de dos cucharas o un utensilio para hacer bolas de helado.

Pasamos por huevo batido y rodamos las bolas sobre en pan Panko. Freímos en abundante aceite caliente. Cuando la corteza se dore, giramos para que adquiera color por todos lados.

Notas:

  • La mantequilla aporta sabor al puré de patata. Se pueden añadir entre 30 y 50 gramos según gustos. Lo que no se debe añadir es leche o nata ya que harían el puré mas líquido y dificultarían el hacer las bolas.

.

Canapé de ensaladilla rusa, boquerón y esparrago

En canapé de ensaladilla rusa, ademas de ser un canapé sencillo de elaborar que nos permite tener todo preparado de antemano, es un bocado que gusta a la inmensa mayoría. También es una buena opción cuando nos ha sobrado una pequeña cantidad de ensaladilla del día anterior y que queremos aprovechar. Esta vez para acompañar estos canapés de ensaladilla rusa, utilice las anchoas en vinagre de las que hace unos días puse la receta y unas puntas de esparrago tiernas. Servido fresquito, resulta un entrante ligero y fácil de comer.

Ingredientes (para 2 canapés):

  • 1 rebanada de pan de molde
  • 4 cucharadas de Ensaladilla rusa
  • Mayonesa
  • 2 puntas de espárragos
  • 2 anchoas o boquerones en vinagre

Elaboración:

Sacamos de la nevera (debe estar fría) nuestra ensaladilla rusa, hecha a base de patata y huevo cocido, atún , zanahoria y aceitunas. Añadimos la mayonesa y removemos.

Tostamos el pan de molde hasta que este doradito y cortamos por la mitad.

Colocamos sobre cada trozo de pan dos cucharadas colmadas de ensaladilla rusa.

Enrollamos una anchoa en vinagre sobre un esparrago y adornamos con ello nuestro canapé.

Notas:

  • Podéis utilizar lactonesa en lugar de mayonesa, una buena alternativa sobre todo en días de calor para evitar problemas si los realizamos con antelación (ver receta).

.

Anchoas en vinagre

Las anchoas o boquerones en vinagre son un buen aperitivo, que por si solo siempre me ha gustado y que además sirve como complemento de diferentes tapas que podamos preparar. Podemos comprarlas ya hechas, pero elaborarlas en casa es muy sencillito y obtendremos unas anchoas mas naturales, sin aditivos, e igual de ricas. Lo importante es contar con buena materia prima, unas anchoas frescas y sanas que podemos comprar en nuestra pescaderia de confianza, un buen vinagre de vino y aceite de oliva virgen.

Ingredientes:

  • 1kgr. de anchoas limpias y sin espina
  • 500ml. de vinagre de vino
  • 2 cucharadas de sal
  • 5 dientes de ajo
  • Perejil picado (opcional)
  • Aceite de oliva virgen

Elaboración:

Limpiamos bien las anchoas bajo el grifo, quitándoles la cabeza, espina, raspilla del dorso y aquellas zonas marrones por golpes que puedan tener. Posteriormente llenamos un recipiente de agua fría y hielo e introducimos los boquerones, para que acaben de lavarse.

Ponemos el vinagre junto con la sal en el vaso y batimos hasta que la sal este esté completamente disuelta.

En una fuente, vertemos parte del vinagre salado y a continuación colocamos nuestras anchoas, cubriéndolas con el vinagre restante. Si fuera necesario hacer varias capas de anchoillas iremos intercalando vinagre-anchoas para asegurarnos de que todas queden bien impregnadas. Tapamos con papel film transparente y metemos en el frigorífico unas 2-4 horas.

Pasado ese tiempo, retiramos el vinagre, pasamos las anchoas ligeramente por agua y escurrimos.

En una fuente, colocamos las anchoas con la piel hacia abajo, las regamos con aceite de oliva virgen (el aceite debe cubrir las anchoas), y añadimos el ajo bien picadito y el perejil (opcional). Dejamos reposar un mínimo de hora y media antes de servir para que cojan sabor.

Notas:

  • Cuanto mas tiempo mantengáis las anchoas en el vinagre, mas intenso y fuerte será el sabor que cojan.
  • Si el sabor del vinagre nos parece muy intenso puede rebajarse con un poco de agua y macerar las anchoas en la mezcla igualmente.

.

Tosta de queso crema y cebolla caramelizada

La cebolla es uno de esos ingredientes imprescindibles en mi cocina. Además de ser un buen complemento y acompañamiento para múltiples platos, resulta un manjar por si sola. Si como yo, vais a utilizarla para elaborar una tapa, una de las opciones mas sabrosas es caramelizarla. Como veréis en la receta de hoy, caramelizar la cebolla es muy sencillo y únicamente requiere un poquito de paciencia. Una vez hecha podréis acompañarla con queso crema como en este caso, ventresca, pimientos del piquillo… Es importante tener en cuenta que la cebolla mengua muchísimo y que por lot anto tendremos que tender a aumentar su cantidad.

Ingredientes:

  • 2 rebanadas de pan
  • Queso crema
  • 1 cebolla grande
  • Aceite de oliva
  • Agua

Elaboración:

Ponemos aceite de oliva virgen extra en la sartén, unas 6 cucharadas, y damos calor.

Picamos la cebolla en aros o en juliana y cuando el aceite esté caliente la echamos a la sartén removiendo para que se impregne de aceite por igual. Bajamos el fuego y dejamos que la cebolla se vaya haciendo unos 20 y 30 minutos, moviendo de vez en cuando y vigilando para que no se queme. Primero se tornará transparente y después irá tomando color pasando por un dorado intenso hasta un tono marrón.

Cuando la cebolla tenga ya un color oscuro, añadimos una cucharada de agua y removemos. Caramelizará y la cebolla tomará un color uniforme. Seguimos cocinando a fuego lento unos minutos mas añadiendo otra cucharada de agua y removiendo nuevamente hasta conseguir un color oscuro y uniforme.

Mientras la cebolla acaba de hacerse, tostamos las rebanadas de pan y untamos queso crema en ellas.

Finalmente, repartimos la cebolla caramelizada en las dos tostas.

Notas:

  • Es preferible servirlo templado.
  • Es importante tener paciencia y cocinar la cebolla suavemente vigilando de que no se queme, ni se tueste mas por un lado que por otro.

.

Sandia con queso y menta

Volvemos a la época de verano con esta merienda o entrante muy refrescante en días de calor. La receta combina la sandia, una fruta muy hidratante por su gran contenido en agua y un alimento muy rico en vitamina A, con el queso feta, elaborado con leche de oveja y menta que aporta aroma a la mezcla. También podría utilizarse hierbabuena, son dos plantas aromáticas muy similares y que todos podemos cultivar en una maceta en casa. Aunque en un principio pueda parecer que no las utilizaremos muy a menudo, al final acabas echando mano de ellas para muchísimas cosas.

Ingredientes:

  • 900gr. de sandia
  • 150 gr. de queso feta
  • Hojas de menta fresca

Elaboración:

Cortamos la sandia en rebanadas de aproximadamente 2-3 cm. de grosor. Con ayuda de un cuchillo o de corta galletas (pudiendo hacer con ellos diferentes formas), damos forma a las porciones individuales.

Desmenuzamos el queso Feta y repartimos por elcima de los trozos de sandia.

Para finalizar, decoramos con unas hojas de menta y servimos bien frio.

Notas:

  • Es importante servir bien frío por lo que es preferible mantener la sandia en la nevera antes de realizar la receta.
  • Podéis jugar con diferentes quesos, hasta encontrar el que mas os guste.

.

Nuggets crujientes de pollo

Los nuggets de pollo, son una buena manera ademas de atractiva, de preparar la pechuga de pollo troceada. El la receta original de nuggets, los trozos de pollo se pasaban por un doble rebozado, dando como resultado un bocado muy crujiente en su exterior y jugoso en su interior. Es una receta muy sencilla en la que podemos jugar con diferentes sabores, añadiéndole diferentes hierbas o especias a la mezcla de pan rallado. En este caso, además de varias especias, para darle un sabor mas especial utilicé patatas fritas al punto de sal. Una receta que a los niños les llama mucho la atención y que podéis conservar en el congelador.

Ingredientes:

  • 1 Pechuga de pollo
  • Una bolsa pequeña de patatas fritas
  • 1/3 vaso de pan Panko
  • 2 cucharaditas de perejil picado seco
  • 1 cucharadita de pimienta roja de cayena en polvo
  • Pimienta
  • 2 cucharaditas de ajo picado
  • 2 huevos
  • Harina
  • Sal
  • Aceite de oliva

Elaboración:

Retiramos la grasa que puedan tener las pechugas de pollo y la cortamos en trozos pequeños. Salpimentamos y añadimos ajo picadito a los trozos y reservamos.

Con un rodillo aplastamos las patatas fritas de la bolsa, hasta convertirlas en migas. Añadimos entonces el pan rallado, la pimienta de cayena, el perejil picado, una pizca de sal y mezclamos bien

Batimos los dos huevos que utilizaremos para rebozar y preparamos otro plato con harina.

Cogemos los trocitos de pollo y los pasamos por ese orden por harina, huevo y la mezcla de miga de pan y patata.

En una sartén, calentamos el aceite y freimos a fuego medio nuestros nudggets de pollo durante 4-5 minutos, dándoles la vuelta para que se doren por ambos lados.

Servimos caliente.

Notas:

  • Me hice con el Pan Panko en el Corte Ingles, ya que resulta mas crujiente. Si no disponéis de el, siempre podéis utilizar pan rallado normal o triturar miga de pan duro que tengais por casa.

.

Croquetas de gallina y huevo cocido

Aunque me guste innovar, las croquetas de gallina y huevo cocido son una constante en mi cocina desde que tengo memoria. Normalmente aprovecho a elaborarlas con el muslo de gallina o pollo que utilizo para elaborar caldo de carne, bien para otras preparaciones, bien para tomar como consomé. Son unas croquetas con un sabor suave donde el truco, como siempre, está en trabajar bien y sin prisas la bechamel.

Ingredientes:

  • 1 muslo de gallina
  • 2 huevos
  • 1 cebolleta
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 125 gr. de harina
  • 1/2 l. de leche
  • Harina, huevo batido y pan rallado
  • Aceite virgen extra
  • sal

Elaboración:

Cocemos el muslo de gallina junto con el puerro, la cebolleta y la zanahoria en una olla rápida con abundante agua y sal durante 20-25 minutos. Una vez templado el muslo retiramos huesos y pieles y desmenuzamos o picamos la carne.

Mientras, cocemos los huevos en una cacerola con agua y sal durante 10 minutos. Dejamos enfriar y tras pelarlos los picamos finamente.

Picamos la cebolla la pochamos en una sartén grande con 2 cucharadas de aceite. Cuando la cebolla esté transparente, añadimos la harina y removemos unos segundos con una varilla, hasta que se tueste. Vertemos la leche poco a poco removiendo bien la mezcla que irá engordando. Añadimos la gallina y los huevos picados y mezclamos bien. Trabajamos la masa a fuego suave durante 20- 25 minutos.

Cuando obtengamos una bechamel que se despegue de las paredes de la sartén al removerla, vertemos la masa a una fuente y dejamos enfriar.

Una vez fría, damos forma a las croquetas, enharinamos, pasamos por huevo y pan rallado y freímos en aceite bien caliente. Al retirarlas lo hacemos sobre un papel absorvente para que escurra el exceso de aceite.

Notas:

  • Es importante trabajar bien la bechamel hasta obtener la textura deseada.

.

Tapa de queso, membrillo y nueces

Muchas veces, lo mas típico y sencillo puede ser también lo mas rico. La combinación de queso con dulce de membrillo y nueces siempre ha existido en nuestras cocinas. Si además contamos con un dulce casero como el que preparamos recientemente en el blog, todo nos sabrá mucho mejor, aunque solo sea por la mera satisfacción de saber que lo hemos hecho nosotros. Ayer, preparé esta tapa, para disfrutar en casa de tarde con un buen vino. Podía haber sacado todos los ingredientes en la mesa pero preferí presentarlo así, aunque solo estuviésemos los de casa. Cuando una está relajada, es divertido darle forma a las cosas.

Ingredientes:

  • Queso curado
  • Dulce de membrillo casero (ver receta)
  • Nueces

Elaboración:

Pelamos 1 nuez por tapa a preparar.

Cortamos el queso en cuñas gorditas de aproximadamente medio cm. y les damos, con ayuda de corta pastas, la forma que queramos. En mi caso hice mediascircunferencias.

Colocamos el queso, a continuación dulce de membrillo y una nueva tapa de queso. Encima de esta última colocamos dos medias nueces.

Notas:

  • He utilizado un queso curado, pero podéis elegir el tipo que mas os guste. Cuando hay niños, suelo cambiarlo por uno de nata, mas blandito y con un sabor mas suave.
  • Servir acompañado de un buen vino tinto.

.

Tortilla de patata y espinacas

Soy una amante de la tortilla de patata, de la clásica a base de cebolla, patatas y huevos, y no hay semana que no entre en mi menú. Ayer, poniendo en orden el congelador, vi que tenía unas espinacas que he decidido añadir como ingrediente a la tortilla de patatas. El resultado, una tortilla muy jugosa que hemos desgustado templada sobre un trocito de pan y acompañada por mayonesa.


Ingredientes:

  • 3 patatas
  • 4 huevos
  • 400gr. de espinacas
  • 1 cebolla pequeña
  • Sal
  • Aceite

Elaboración:

Pelamos las patatas, y las cortamos en trozos. Picamos la cebolla y reservamos.

En una sartén, ponemos un poco de aceite y cuando esté caliente echamos la cebolla. Añadimos también las patatas y un poco de sal. Ponemos a fuego bajo y tapamos con para que se pochen. Pasados unos minutos, agregamos las espinacas, mezclamos y cocinamos hasta que terminen de hacerse y la patata este «blandita».

Mientras, en un recipiente, batimos los huevos con un poco de sal.

Cuando las patatas estén listas, las escurrimos y echamos sobre los huevos batidos, mezclándolo todo bien.

Ponemos unas gotitas de aceite en el fondo de una sartén. Cuando esté caliente, añadimos la mezcla y dejamos que «cuaje» por uno de los lados. Después le damos la vuelta para cocinar el otro lado y conseguir que quede doradita.

Cortamos la tortilla en trozos y la servimos sobre un trozo de pan tostado. Acompañamos de mayonesa.

Notas:

  • Es importante escurrir bien la mezcla de patatas y espinacas antes de mezclarlas con el huevo para evitar exceso de grasa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies