Judias verdes con setas y nueces

Aunque la temporada de la judía verde y la mejor época para consumirla sea durante los meses de primavera y verano, hoy en día podemos encontrarlas en el mercado durante todo el año. La judía verde es un alimento con un bajo aporte calórico, que en este caso cocinaremos al vapor, un forma rápida y ligera de prepararlas. Como acompañamiento, unas setas salteadas y frutos secos tostados, nueces, avellanas o bien almendras, lo dejo a vuestra elección. Una receta completa y ligera.

Ingredientes:

  • 450gr. de judías verdes
  • 120gr. de setas
  • 10 nueces
  • 2 cucharadas de jerez seco
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de mantequilla
  • Sal y pimienta

Preparación:

Limpiamos las judías y las introducimos en el cesto o recipiente útil para cocinar al vapor, acoplado a una olla que contiene el agua que llevamos a ebullición. Cocinamos aproximadamente 10-15 minutos o hasta que las judías estén tiernas.

Mientras lavamos las setas, secamos y cortamos en láminas finas. Salteamos en una sartén con aceite de oliva a fuego medio, removiendo con una cuchara de madera, hasta que estos se doren. Entonces añadimos el jerez y cocinamos unos minutos hasta que éste se reduzca y se forme una especie de jarabe, momento en que apagamos el fuego.

Doramos en otra sartén las nueces unos minutos. Una vez tostadas, añadimos una cucharadita de mantequilla y cocinamos unos minutos evitando que se quemen.

Añadimos las judías verdes a la sartén de las setas, salpimentamos y mezclamos bien para que los sabores se mezclen. Servimos y acompañamos por unas nueces tostadas.

Notas:

  • Pueden sustituirse las nueces por avellanas o almendras.

.

Pisto de berenjena y calabacín

El Pisto es uno de esos platos recurrentes en mi casa y que nos gusta a todos. Ahora que el frió empieza a aparecer es un plato de lo mas nutritivo que nos hace entrar en calor y que junto a unos huevos puede servirnos de plato único. A la base habitual de verduras: cebolla, pimiento verde, pimiento rojo y tomate; añadí esta vez además de calabacín, berenjena, ingrediente que enriqueció mas si cabe la receta. Si hay algún niño a quien no le estusiasmen las verduras, añadid unas patatas fritas bien doradas en cuadraditos, en casa al menos funciona.

Ingredientes (para 3 personas)

  • Aceite de oliva
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 1 calabacín mediano
  • 1 berenjena
  • 1/2 Kg. de tomates maduros
  • Sal
  • Azúcar
  • 3 huevos

Elaboración:

Abrimos los pimientos, limpiamos de semillas, y los picamos en cuadraditos, al igual que la cebolla. Calentamos un poco de aceite de oliva en una sartén y pochamos las verduras a fuego lento, removiendo de vez en cuando.

Cuando la verdura este lista,  añadimos los tomates maduros, pelados y cortados en cuadraditos pequeños y un poco de azúcar para quitar la acidez y cocinamos unos minutos.

Mientras, pelamos tanto el calabacín como la berenjena y cortamos en dados. Sazonamos y freimos a fuego lento en otra sartén con unas gotas de aceite, hasta que estén tiernos.

Mezclamos todas las  verduras y cocinamos un minuto para que los sabores se mezclen. Para acompañar el pisto, estrellamos unos huevos sobre las verduras y dejamos que se hagan a fuego medio.

Notas:

  • Podéis pasar la base de verduras por el pasador y hacer una salsa antes de añadir el calabacín y la berenjena.

.

Tarta de calabacín, tomates y mozzarella

Está fue una de esas recetas que supe que debía hacer nada mas leerla. Tanto los ingredientes, una combinación de calabacín, tomates cherry y mozarella, como la presencia de esta tarta me llamaron la atención en el fastástico blog ‘Uno de dos’, al que os recomiendo echéis un vistazo si aun no lo conocéis. Hice alguna pequeña modificación respecto de la original al no contar con el 100% de los ingredientes, pero nada importante como veréis. En aproximadamente dos horas, tenia lista la tarta en la mesa con un resultado que gustó muchísimo. Resulta ademas una receta muy entretenida de elaborar, con la que pasaréis un rato agradable en la cocina.

Ingredientes (para un molde de 22cm. de diámetro):
Para la masa:

  • 260gr. de harina
  • 40gr. de queso curado rallado
  • 5gr. de sal
  • 70gr. de mantequilla en punto pomada
  • 1 huevo + 1 para barnizar
  • 60ml. de agua fría

Para el relleno:

  • 3 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 Cebolla grande
  • 1 Calabacín
  • 400gr. de tomates cherry
  • 120gr. de Mozzarella
  • 50gr. de harina
  • 2 cucharaditas de Albahaca
  • Sal y Pimienta negra

Elaboración:

Para hacer la masa reunimos en un bol la harina, el queso, la sal y la mantequilla y mezclamos hasta conseguir una masa granulosa. Añadimos entonces el huevo batido y mezclamos bien. Para acabar de lograr una masa homogénea, añadimos el agua y amasamos. Formamos una bola, envolvemos en film transparente y refrigeramos en la nevera durante un mínimo de 30 min.

En una sartén, calentamos 3 cucharadas de aceite. Picamos la cebolla bien fina y rehogamos en la sartén hasta que esté transparente. Entonces, añadimos el calabacín cortado en rodajas finas y rehogamos el conjunto hasta que esté dorado y tierno.

Mientas en un bol, mezclamos los tomates cherry partidos por la mitad con la mozzarella, la albahaca y la harina. Cuando la mezcla de calabacín y cebolla esté lista la agregamos (escurrida), salpimentamos y removemos para que todo quede bien mezclado.

Precalentamos el horno a 180ºC

Sacamos la masa de la nevera y la estiramos en una superficie enharinada. Forramos con la masa el molde previamente enharinado, dejando que sobresalga un trozo para luego poder doblarlo hacia dentro. Pinchamos la base de la masa con un tenedor, colocamos el relleno y cerramos la masa, pincelando los bordes con huevo batido.

Horneamos a media altura aproximadamente 45 minutos, o hasta que veamos que la masa está hecha y la superficie de aspecto dorado.

Sacamos del horno y servimos caliente.

Notas:

  • Es un bocado muy completo que puede servirse como plató único para unas 4 personas acompañado por una ensalada. En mi caso lo serví junto con una ensalada de canónigos, ventresca y pimientos del piquillo.

.

Arroz verde

Las espinacas son un buen complemento para muchos platos y además aportan un color único. Hasta el momento de realizar esta receta nunca las había combinado con el arroz, pero tras la experiencia puedo decir que repetiré este arroz verde. Un arroz salteado con verduras muy sencillo de elaborar y que tendréis listo en media hora. Para darle un mayor sabor al arroz, podéis utilizar para cocinarlo tanto un caldo de verduras que tengáis preparado como aprovechar parte del agua de cocción de las espinacas. Los mas atrevidos podéis animaros también a darle un punto picante.

Ingredientes:

  • 2 tazas de arroz
  • 200gr. de espinacas frescas
  • Zumo de 1/2 limón
  • Un manojo de cilantro fresco o perejil
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración:

Lavamos las espinacas y hervimos las hojas en una olla con agua durante unos 5-8 minutos. Una vez cocinadas, escurrimos y las picamos muy finamente bien a cuchillo bien con una picadora o procesador de alimentos.

Rehogamos el arroz con 2 cucharaditas de aceite en una olla medio minuto. Añadimos 2 medidas de agua (combinada con el caldo de cocción de las espinacas) por una de arroz, sal, y dejamos cocer hasta que esté en su punto, siguiendo las pautas del fabricante.

Picamos finalmente también el cilantro fresco y la cebolla y reservamos.

En una sartén calentamos una cucharada de aceite y salteamos la cebolla unos minutos. Añadimos después las espinacas, el cilantro y el zumo del limón y removemos unos minutos. Cuando el arroz esté listo lo incorporamos, salpimentamos, mezclamos todos los ingredientes y servimos.

Notas:

  • Si os gusta el picante podéis añadirle una guindillita en el punto final y después retirarla o jalapeño bien picadito.

.

Puré de judias verdes

Las judías verdes o vainas, son un alimento muy importante debido a su aporte de vitaminas y minerales. Son ricas en fibra y no contienen grasas por que son ideales para las dietas de adelgazamiento. Por todo ello es importante incluirlas en nuestras dietas y en la de los niños aunque no sean de su agrado. Precisamente por ese motivo, en mi casa siempre se cocinan camufladas en cremas o purés con una patata y un poquito de queso como en la receta de hoy.

Ingredientes:

  • 250 gr. de vainas o judias verdes
  • 1 Cebolla
  • 1 Patata
  • 2 quesitos
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva

Elaboración:

Picamos la cebolla y la rehogamos con una cucharada de aceite en una sartén a fuego medio hasta que esté transparente.

Por otro lado, limpiamos y cortamos las judías verdes longitudinalmente y las introducimos en la olla rápida. Agregamos también la patata pelada y cortada en trozos y unas ramas de perejil. Cubrimos de agua tibia, cerramos la olla y cocinamos aproximadamente 10-12 minutos. Retiramos parte del agua ( la reservamos un recipiente) y el perejil.

Pasamos por la batidora o por el chino las judías, la patata y la cebolla pochada hasta que quede un puré o crema suave. Podemos añadir un poco del caldo de cocción que habíamos reservado si vemos que queda demasiado espeso.

Finalmente, añadimos los quesitos y removemos mientras calentamos el puré hasta que se desagan.

Servimos caliente con un chorrito de aceite de oliva y queso rallado (opcional).

Notas:

  • Si lo realizamos en una olla o cazuela normal el tiempo de cocción será mayor de unos 25 minutos.

.

Endibias cocidas con tomate y salsa de queso

La endibia es una hortaliza, variedad de la achicoria, con gran cantidad de agua, una importante cantidad de fibra y bajo contenido en grasas, hidratos de carbono y proteínas. La endibia unida sabor del tomate y la salsa de queso, se convierte en un buen entrante para cualquier comida. He preferido no especificar ningún queso en particular y dejar que cada cada cual eleija el que mas le gusta y pueda darle su toque personal.

Ingredientes:

  • 4 endibias grandes
  • 2 tomates
  • 200 ml. de nata líquida
  • 100 gr. de queso rallado
  • 1 huevo
  • 40 gr. de almendras molidas
  • Sal

Elaboración:

Empezamos por preparar las endibias. Cortamos por la mitad y quitamos la parte dura del tronco central, para evitar el sabor amargo. Cocemos en una cazuela con agua hirviendo y sal a fuego suave y con tapa durante aproximadamente 12-15 minutos.

Mientras, escaldamos los tomates en agua hirviendo. Una vez escaldados, los refrescamos, pelamos y cortamos en rodajas.

Colocamos el tomate en el plato como fondo y encima las endibias cocidas y escurridas.

En un cazo, llevamos la nata a ebullición. Sazonamos y retiramos del fuego para que temple. Es entonces cuando agregamos el queso y las almendras y revolvemos. Por último, batimos el huevo y lo añadimos a la mezcla.

Salseamos las endibias y servimos.

Notas:

  • Otra opción para quien no le guste el tomate escaldado, es hacerlo a la plancha vuelta y vuelta o ponerlo natural.

.

Pisto con patatas y huevo

El Pisto es un plato tradicional de nuestra cocina que consiste en una fritada de diversas verduras de temporada y que nos puede servir como acompañamiento o plato principal. Los ingredientes base del pisto tradicional son el pimiento verde, el pimiento rojo, el tomate y el calabacín. A partir de ahí, podemos jugar con otras verduras o completar el plato con unas patatas en daditos y unos huevos como en la receta de hoy.

Ingredientes (para 3 personas)

  • Aceite de oliva
  • 1 calabacín mediano.
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1/2 Kg. de tomates maduros
  • 1 cebolla
  • Sal
  • Azucar
  • 2 patatas grandes
  • 3 huevos

Elaboración:

Limpiamos los pimientos, quitando las semillas, los abrimos y los picamos en cuadraditos, al igual que la cebolla. Calentamos un poco de aceite de oliva en una sartén y pochamos las verduras picadas a fuego lento, removiendo de vez en cuanto con una cuchara de madera.

Por otra parte, pelamos y cortamos el calabacín en dados y los ponemos a fuego lento en otra sartén con unas gotas de aceite. Cuando estén blanditos, retiramos del fuego.

Cuando la verdura este casi lista (la cebolla dorada y los pimientos blandos) añadimos los tomates maduros, pelados y cortados en cuadraditos pequeños. Echamos un pellizco de azúcar para quitar la acidez y cocinamos unos minutos.

Mezclamos las verduras y el calabacín y cocinamos un minuto para que los sabores se mezclen.

Para acompañar el pisto, freimos unos cuadraditos de patata en la freidora que añadimos a la mezcla y estrellamos unos huevos.

Notas:

  • Ademas de los tomates maduros, suelo echar un chorro de tomate frito para darle mas sabor
  • Los huevos, pueden añadirse ya fritos, estrellarlos y cocinarlos en el pisto e incluso hacer un revuelto con ellos.

Tiempo: 50 min
Pisto con patatas y huevo

Brochetas de pollo y verduras

Ingredientes:

– pechuga de pollo

– calabacín

– cebolla

– pimiento rojo

– pimiento verde

– patata

– sal

– pimienta

– orégano

– aceite de oliva

Preparación:

Cortar todas las verduras y la carne en láminas o cuadraditos. Decorar la brocheta al gusto alternando los ingredientes. Salar un poco las brochetas por todos los costados.

En el fondo de la bandeja del horno derramar un poco de aceite. Colocar las brochetas y añadir sobre ellas las especias y un poco de aceite por encima.

Meter al horno y cada rato dar la vuelta a cada brocheta para que se hornee por todas partes.

Sugerencias:

He usado pinchos de madera porque van mejor para darles la vuelta, una vez están en el horno, ya que los otros quemarían mucho.

Simplemente col

Es muy sencilla la receta, simplemente  es cortar la col en tiras,  freír mucho ajito. Añadir la col al ajito, añadirle sal y  dejar que se haga lentamente sin dejar de mover.

Rollito de berenjena con queso

Ingredientes (2 comensales):

– 1 berenjena

– queso emmental

Preparación:

Lava y seca la berenjena, retira las puntas y corta láminas finas de aproximadamente un par de milímetros de grosor. Sala la berenjena, colócala sobre papel de cocina y déjala reposar unos minutos para que suelte el agua y su amargor. Después seca las láminas bien.

Corta los bordes de las láminas de berenjena para que queden rectas y fríelas en una sartén con un poco de aceite, dándoles la vuelta hasta que veas que se han dorado ligeramente. Disponlas entonces sobre papel de cocina absorbente para que eliminen el exceso de aceite.

Poner un trocito de queso en la lámina de berenjena, enrollar, pinchar con un palillo y meter al horno hasta que se vea el queso un poco fundido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies