Seleccionar página

Ingredientes (2 comensales):

– 1 berenjena

– queso emmental

Preparación:

Lava y seca la berenjena, retira las puntas y corta láminas finas de aproximadamente un par de milímetros de grosor. Sala la berenjena, colócala sobre papel de cocina y déjala reposar unos minutos para que suelte el agua y su amargor. Después seca las láminas bien.

Corta los bordes de las láminas de berenjena para que queden rectas y fríelas en una sartén con un poco de aceite, dándoles la vuelta hasta que veas que se han dorado ligeramente. Disponlas entonces sobre papel de cocina absorbente para que eliminen el exceso de aceite.

Poner un trocito de queso en la lámina de berenjena, enrollar, pinchar con un palillo y meter al horno hasta que se vea el queso un poco fundido.