Seleccionar página

No conozco a nadie que cocine las rosquillas mejor que mi abuela. Todavía recuerdo lo contenta que iba al pueblo pensando que al llegar me recibiría con una caja llena de ellas. De esas cajas que parecen enormes, pero que en dos días han desaparecido. Aunque me haya dado la receta,  las rosquillas son de esas recetas tradicionales cuya receta pasa de generación en generación, no he llegado a hacerlas mas que un par de veces, en las que por supuesto, no he conseguido que me queden como a ella. Ricas si pero no iguales.

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 1 taza de aceite de girasol
  • 1/2 taza de leche
  • 80 gr. de azúcar
  • 480 gr. de harina
  • Ralladura de un limón,
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • Aceite de oliva
  • Azúcar para espolvorear

Elaboración:

En un bol mezclamos los huevos, el aceite, la leche, la ralladura de limón, el azúcar y la levadur y removemos y mezclamos bien con ayuda de una varilla.

A continuación, agregamos la harina tamizada poco a poco y mezclamos hasta conseguir una masa homogénea y con consistencia suficiente para darle forma.

Vamos cogiendo pequeñas porciones de masa, hacemos un churrito rodando por la mesa y formamos la rosquilla. Echamos al aceite hirviendo y cuando estén listas, sacamos, colocamos encima de un papel absorbente y espolvoreamos o rebozamos en azúcar

Notas:

  • Las cantidades son aproximadas. La masa tiene que quedar con suficiente consistencia para manejarla por lo que la cantidad de harina justa os la ira pidiendo la propia masa.