Seleccionar página

Rosquillas de la abuela

No conozco a nadie que cocine las rosquillas mejor que mi abuela. Todavía recuerdo lo contenta que iba al pueblo pensando que al llegar me recibiría con una caja llena de ellas. De esas cajas que parecen enormes, pero que en dos días han desaparecido. Aunque me haya...