Seleccionar página

Los scones son unos panecillos individuales ingleses, muy comunes en desayunos y meriendas, elaborados con harina, mantequilla y levadura como ingredientes principales. La pasada semana, me llamaron la atención estos scones de canela y chocolate, que encontré en un fastástico blog como es ‘Mis Recetas Favoritas’. En general cualquier dulce que lleve como ingrediente la canela me tienta, por herencia materna. Ayer, aprovechando unas horitas libres y la necesidad de relajarme, me puse manos en la masa y obtuve como resultado estas delicias.

Ingredientes (18-20 scons):

  • 390 gr. de harina de repostería
  • 70 gr. de azúcar
  • 7 gr. de levadura (tipo royal)
  • 3 gr. de canela en polvo
  • 200 gr. de mantequilla
  • 180 gr. de nata liquida (35%)
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 100 gr. de pepitas de chocolate

Para recubrir los scons:

  • 50 gr. de azúcar
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 1/2 cucharadita de nata o crema de leche

Elaboración:

Mezclamos en un bol grande la harina, el azúcar, la canela y los polvos de hornea con un tenedor. Incorporamos la mantequilla fria en trozos y bien con el mismo tenedor o con el estribo, trabajamos hasta mezclarla (quedarán grumos en la mezcla). Agregamos las pepitas de chocolate y mezclar ligeramente.

En otro recipiente, mezclamos la nata, el huevo y la vainilla, y batimos con un tenedor antes de incorporar a la mezcla de harina. Con una cuchara de palo, trabajamos hasta que esté todo integrado. Nos costará trabajarlo ya que la cantidad de liquido es escasa.

Colocamos en una superficie lisa film transparente y vertemos la bola de masa encima, dándole forma rectangular con las manos. Colocamos otro trozo de film encima y con el rodillo aplastamos ligeramente hasta tener un grosor de 1-1,5 cm. Guardamos en la nevera durante 20 minutos.

Aprovechamos ese tiempo para mezclar en un pequeño recipiente todos los ingredientes de la cubierta: azúcar, canela en polvo y nata.

Sacamos la masa del refrigerador y con ayuda de un cortapastas cilíndrico vamos cortando nuestros scons. Colocamos encima de cada uno de ellos un poco de la mezcla de la cubierta y la aplastamos ligeramente con los dedos. Al finalizar, recogemos los recortes los unimos y volvemos a pasar el rodillo para formar una nueva base para cortar nuevos scons. Si la masa se vuelve pegajosa, bastará con introducirla entre los dos films a la nevera nuevamente 10 minutos.

Colocamos los scones en la bandeja de hornear, sobre papel sulfurizado, con una pequeña separación entre sí, para que no se peguen al crecer en el horno.

Horneamos en el horno previamente calentado a 180º unos 25 minutos. Sacamos y colocamos en una rejilla hasta que enfríen.

Notas:

  • El tiempo de horno es aproximado. Pasados los 20 minutos, podéis abrir el horno y comprobar con el filo de un cuchillito si ya están hechos.
  • Templados tambien son un bocado riquísimo, abiertos por la mitad y acompañados de mermelada de frutas.

.