Seleccionar página

Las sopas y cremas son un plato agradecido en casa, incluso ahora en verano que parece apetece menos comer este tipo de platos calientes. Ésta sopa de tomates asados y ajo, la preparo hace tiempo y además de sencilla, resulta muy sabrosa. Se requiere un poco de paciencia con el horno para asar los tomates, pero el sabor que estos le dan a la sopa lo justifica. Podéis acompañarla de unos picatostes o tomarla sola dándole un toque de orégano por ejemplo.

Ingredientes (6-8 raciones):

  • 450 gr. de tomates
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal
  • 2 cucharadas de Azúcar
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 80 ml. nata líquida 35%
  • 700 ml. de caldo de pollo

Elaboración:

Para asar los tomates, debemos precalentar previamente el horno a 180º grados. Limpiamos los tomates y los cortamos longitudinalmente por la mitad. Repartimos en la bandeja de horno con la piel hacia abajo, mezclando unos dientes de ajo sin pelar entre unos y otros. Salpimentamos, regamos con un chorrito de aceite y asamos 50-60min. Dejamos enfriar antes de pelar los ajos.

En una sartén con dos cucharaditas de mantequilla, una piza de sal y dos cucharadas de azucar, cocinamos la cebolla picadita a fuego medio-bajo, hasta que esta se ablande.

Cuando tengamos la cebolla lista, agregamos los tomates, el ajo y el caldo de pollo y cocinamos a fuego lento entre 20 y 30 minutos.

Introducimos la mezcla en una licuadora o bien la pasamos por la batidora y un chino después para que nos quede fina la sopa.

Para finalizar, salpimentamos al gusto y añadimos la nata líquida. Cocinamos a fuego lento unos minutitos y servimos con unos picatostes.

Notas:

  • Podéis jugar con la cantidad de caldo para conseguir una sopa mas o menos espesa.
  • A la hora de asar los tomates podéis echarles ademas de sal y pimienta, orégano o perejil.

.