Seleccionar página

Muchas veces, lo mas típico y sencillo puede ser también lo mas rico. La combinación de queso con dulce de membrillo y nueces siempre ha existido en nuestras cocinas. Si además contamos con un dulce casero como el que preparamos recientemente en el blog, todo nos sabrá mucho mejor, aunque solo sea por la mera satisfacción de saber que lo hemos hecho nosotros. Ayer, preparé esta tapa, para disfrutar en casa de tarde con un buen vino. Podía haber sacado todos los ingredientes en la mesa pero preferí presentarlo así, aunque solo estuviésemos los de casa. Cuando una está relajada, es divertido darle forma a las cosas.

Ingredientes:

  • Queso curado
  • Dulce de membrillo casero (ver receta)
  • Nueces

Elaboración:

Pelamos 1 nuez por tapa a preparar.

Cortamos el queso en cuñas gorditas de aproximadamente medio cm. y les damos, con ayuda de corta pastas, la forma que queramos. En mi caso hice mediascircunferencias.

Colocamos el queso, a continuación dulce de membrillo y una nueva tapa de queso. Encima de esta última colocamos dos medias nueces.

Notas:

  • He utilizado un queso curado, pero podéis elegir el tipo que mas os guste. Cuando hay niños, suelo cambiarlo por uno de nata, mas blandito y con un sabor mas suave.
  • Servir acompañado de un buen vino tinto.

.