Judias verdes con setas y nueces

Setas Verduras

Aunque la temporada de la judía verde y la mejor época para consumirla sea durante los meses de primavera y verano, hoy en día podemos encontrarlas en el mercado durante todo el año. La judía verde es un alimento con un bajo aporte calórico, que en este caso cocinaremos al vapor, un forma rápida y ligera de prepararlas. Como acompañamiento, unas setas salteadas y frutos secos tostados, nueces, avellanas o bien almendras, lo dejo a vuestra elección. Una receta completa y ligera.

Ingredientes:

  • 450gr. de judías verdes
  • 120gr. de setas
  • 10 nueces
  • 2 cucharadas de jerez seco
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de mantequilla
  • Sal y pimienta

Preparación:

Limpiamos las judías y las introducimos en el cesto o recipiente útil para cocinar al vapor, acoplado a una olla que contiene el agua que llevamos a ebullición. Cocinamos aproximadamente 10-15 minutos o hasta que las judías estén tiernas.

Mientras lavamos las setas, secamos y cortamos en láminas finas. Salteamos en una sartén con aceite de oliva a fuego medio, removiendo con una cuchara de madera, hasta que estos se doren. Entonces añadimos el jerez y cocinamos unos minutos hasta que éste se reduzca y se forme una especie de jarabe, momento en que apagamos el fuego.

Doramos en otra sartén las nueces unos minutos. Una vez tostadas, añadimos una cucharadita de mantequilla y cocinamos unos minutos evitando que se quemen.

Añadimos las judías verdes a la sartén de las setas, salpimentamos y mezclamos bien para que los sabores se mezclen. Servimos y acompañamos por unas nueces tostadas.

Notas:

  • Pueden sustituirse las nueces por avellanas o almendras.

.

Lazos gratinados con tomate y cebolla

Pasta y Pizza

La pasta siempre es un buen recurso en la cocina y hoy en día en cualquier supermercado contamos con una amplia variedad que va desde los macarrones de toda la vida, hasta la pasta rellena. Para preparar la receta de hoy elegí unos lazos de colores combinados con tomate y cebolla pochada. El toque final se lo dio en el horno y abundante queso rallado junto con unos trocitos de queso semicurado. Si ademas lo preparamos en unas cazuelitas de barro individuales, una receta rápida y sencilla, ganará en presencia.

Ingredientes:

  • 220gr. de lazos
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 tomate mediano
  • Aceite de Oliva
  • Queso rallado
  • 2 lochas finas de queso semicurado
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • Sal

Elaboración:

Picamos la cebolla en juliana y pochamos a fuego medio en una sartén, con 2-3 cucharadas de aceite, hasta que la cebolla este transparente y tierna, aproximadamente 15-20 minutos.

Mientras, en abundante agua, a la que añadimos un chorrito de aceite y sal, cocinamos la pasta siguiendo las indicaciones del fabricante para que quede al dente. Una vez lista la pasta, escurrimos y ponemos en la cazuela de barro.

Añadimos la salsa de tomate, el tomate cortado en dados y la cebolla pochada y mezclamos.

Cubrimos con abundante queso rallado y colocamos en trocitos dos lochas de queso curado sobre la pasta.

Llevamos al horno y gratinamos a 220º unos 15 minutos. Pasado el tiempo sacamos y servimos caliente.

Notas:

  • Las cazuelas de barro guardan por mucho tiempo el calor asi que se debe tener cuidado a la hora de manipularlas.

.

Costilla de cerdo asada al romero y miel

Carnes

La costilla de cerdo asada es un plato fácil de elaborar y que nos permite hacer otras cosas mientras se cocina en el horno. Únicamente debemos prestar atención en regar de vez en cuando con su propio jugo la costilla y evitar que se nos reseque. El toque especial de esta receta lo ponen la miel, que otorga un sabor peculiar y ayuda a que la superficie de la costilla se dore y el aroma a romero. Podéis acompañarla de una buena ensalada o añadir unas patatas panaderas.

Ingredientes:

  • 1 kg. de costilla
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 dientes de ajo
  • Pimienta negra
  • Sal
  • 1 ramita de romero
  • Aceite de oliva virgen
  • 1 vasito de vino blanco

Elaboración:

En un mortero majamos los dientes de ajo con la sal y la pimienta. Una vez majado, añadimos 3 cucharadas de aceite y removemos bien.

Colocamos la costilla en una bandeja de horno, untamos con nuestro majado de ajos y añadimos un chorrito de miel encima.

Vertemos un vasito de vino blanco en el fondo y una ramita de romero.

Horneamos a 180º aproximadamente 60 minutos hasta que la carne este dorada. A mitad de cocción le daremos la vuelta y de vez en cuando regaremos con su propio jugo la costilla, añadiendo más vino blanco si se quedase muy seca.

Notas:

  • Para que la carne coja mas sabor, podéis macerarla una hora antes de introducirla en el horno en el majado de ajos, pimienta y aceite de oliva e incluso añadirle una cucharadita de pimentón dulce.

.

Pisto de berenjena y calabacín

Verduras

El Pisto es uno de esos platos recurrentes en mi casa y que nos gusta a todos. Ahora que el frió empieza a aparecer es un plato de lo mas nutritivo que nos hace entrar en calor y que junto a unos huevos puede servirnos de plato único. A la base habitual de verduras: cebolla, pimiento verde, pimiento rojo y tomate; añadí esta vez además de calabacín, berenjena, ingrediente que enriqueció mas si cabe la receta. Si hay algún niño a quien no le estusiasmen las verduras, añadid unas patatas fritas bien doradas en cuadraditos, en casa al menos funciona.

Ingredientes (para 3 personas)

  • Aceite de oliva
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 1 calabacín mediano
  • 1 berenjena
  • 1/2 Kg. de tomates maduros
  • Sal
  • Azúcar
  • 3 huevos

Elaboración:

Abrimos los pimientos, limpiamos de semillas, y los picamos en cuadraditos, al igual que la cebolla. Calentamos un poco de aceite de oliva en una sartén y pochamos las verduras a fuego lento, removiendo de vez en cuando.

Cuando la verdura este lista,  añadimos los tomates maduros, pelados y cortados en cuadraditos pequeños y un poco de azúcar para quitar la acidez y cocinamos unos minutos.

Mientras, pelamos tanto el calabacín como la berenjena y cortamos en dados. Sazonamos y freimos a fuego lento en otra sartén con unas gotas de aceite, hasta que estén tiernos.

Mezclamos todas las  verduras y cocinamos un minuto para que los sabores se mezclen. Para acompañar el pisto, estrellamos unos huevos sobre las verduras y dejamos que se hagan a fuego medio.

Notas:

  • Podéis pasar la base de verduras por el pasador y hacer una salsa antes de añadir el calabacín y la berenjena.

.

Anchoas en vinagre

Pescados Tapas y aperitivos

Las anchoas o boquerones en vinagre son un buen aperitivo, que por si solo siempre me ha gustado y que además sirve como complemento de diferentes tapas que podamos preparar. Podemos comprarlas ya hechas, pero elaborarlas en casa es muy sencillito y obtendremos unas anchoas mas naturales, sin aditivos, e igual de ricas. Lo importante es contar con buena materia prima, unas anchoas frescas y sanas que podemos comprar en nuestra pescaderia de confianza, un buen vinagre de vino y aceite de oliva virgen.

Ingredientes:

  • 1kgr. de anchoas limpias y sin espina
  • 500ml. de vinagre de vino
  • 2 cucharadas de sal
  • 5 dientes de ajo
  • Perejil picado (opcional)
  • Aceite de oliva virgen

Elaboración:

Limpiamos bien las anchoas bajo el grifo, quitándoles la cabeza, espina, raspilla del dorso y aquellas zonas marrones por golpes que puedan tener. Posteriormente llenamos un recipiente de agua fría y hielo e introducimos los boquerones, para que acaben de lavarse.

Ponemos el vinagre junto con la sal en el vaso y batimos hasta que la sal este esté completamente disuelta.

En una fuente, vertemos parte del vinagre salado y a continuación colocamos nuestras anchoas, cubriéndolas con el vinagre restante. Si fuera necesario hacer varias capas de anchoillas iremos intercalando vinagre-anchoas para asegurarnos de que todas queden bien impregnadas. Tapamos con papel film transparente y metemos en el frigorífico unas 2-4 horas.

Pasado ese tiempo, retiramos el vinagre, pasamos las anchoas ligeramente por agua y escurrimos.

En una fuente, colocamos las anchoas con la piel hacia abajo, las regamos con aceite de oliva virgen (el aceite debe cubrir las anchoas), y añadimos el ajo bien picadito y el perejil (opcional). Dejamos reposar un mínimo de hora y media antes de servir para que cojan sabor.

Notas:

  • Cuanto mas tiempo mantengáis las anchoas en el vinagre, mas intenso y fuerte será el sabor que cojan.
  • Si el sabor del vinagre nos parece muy intenso puede rebajarse con un poco de agua y macerar las anchoas en la mezcla igualmente.

.

Arroz con hígado y chorizo

Arroz

Aunque no es algo que consuma habitualmente, cuando lo encuentro fresco en mi carnicería de confianza, si me gusta disfrutar de un buen filete de hígado. El hígado, es una menudencia muy sabrosa que ademas aporta gran cantidad de vitaminas A y B y de hierro. Para cocinarlo junto al arroz como hoy, es recomendable pedirle a nuestro carnicero unos filetes un poco gruesos que después cortaremos en taquitos. Suelo utilizar hígado de ternera, con un sabor mas suave que el de cerdo, pero cada cual puede elegir su opción. El hígado y el chorizo le darán sabor y color a nuestro arroz en la receta de hoy.

Ingredientes

  • 1 taza de arroz
  • 2 filetes de hígado de ternera
  • 100gr. de chorizo
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • hebras de azafrán
  • Agua

Elaboración:

Calentamos 3 cucharadas de aceite en una cazuela baja y ponemos a rehogar a fuego medio el diente de ajo y la cebolla picados. Rehogamos unos 5-6 minutos removiendo la verdura.

Agregamos los filetes de hígado troceados y el chorizo en taquitos y doramos otros 3 minutos junto con la verdura. Cuando veamos que el chorizo empieza a freírse y a soltar grasilla, añadimos el arroz y rehogamos todo 2 minutos.

Vertemos el agua, unas 2-3 tazas, sazonamos y añadimos unas hebras de azafrán. Cocinamos a fuego fuerte unos 4 minutos y después tapamos la cazuela y cocinamos a fuego suave otros 15 minutos o hasta que el arroz esté listo.

Apagamos el fuego, destapamos, cubrimos con un paño blanco de cocina la cazuela y dejamos reposar unos minutos antes de servir.

Notas:

  • Podéis sustituir el azafrán por colorante o incluso añadir una cucharadita de tomate frito si queréis que tenga mas color.

.

Crema de brocoli con champiñones

Cremas y Sopas

El brócoli es un vegetal duro de la familia del repollo o col, con alto contenido en vitaminas C, D y A, importantes como antioxidantes. A la hora de comprarlo es importante elegir los ramilletes sanos , piezas compactas de color verde oscuro que se vean frescas y firmes, ligeramente tiernas al tocar. Aunque lo compremos envasado siempre es recomendable lavarlo bajo el grifo con agua fria, antes de cocerlo como será nuestro caso. La crema es una buena forma de introducir verdura a todos aquellos a quienes no les gusta y a los niños. En este caso lo he acompañado de champiñones, pero también podéis acompañarlo de picatostes o de jamón picadito salteado por poner algunos ejemplos.

Ingredientes (para 2 personas):

  • 1kg. de brócoli (sin tallos)
  • 150gr. de champiñones
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de Perejil fresco picado
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración:

En una olla con abundante agua y sal cocemos el brocoli unos 4-6 minutos a fuego medio, sin que el agua deje de hervir. No combiene cocinarlo mas para que no pierda ni color ni propiedades.

Por otra parte, en una sartén calentamos una cucharada de aceite de oliva. Introducimos los champiñones cortados en láminas, un diente de ajo entero, salpimentamos, añadimos el zumo de limón y salteamos unos minutos. Una vez salteados, retiramos el ajo, añadimos el perejil picado y mezclamos.

Cuando el brocoli esté hecho, lo sacamos del agua, reservando por una parte el agua, por otra el brócoli. Con un procesador de alimentos, hacemos puré el brócoli, añadiendo el agua de cocción necesaria hasta que alcance la consistencia que deseemos.

En un bol o tazón vertemos parte del puré y encima las setas salteadas.

Notas:

  • Si os gusta mucho el ajo, podéis conservarlo o incluso laminarlo finito para comerlo junto a la crema.

.

Salsa Pesto

Salsas

El pesto es una salsa típica y originaria de la Liguria, Italia, cuyo ingrediente principal es la albahaca. Además de la albahaca, se muelen piñones y ajo, todo ello aderezado con queso parmesano o de oveja y de aceite de oliva. Es una salsa sencilla de elaborar que tradicionalmente se prepara machacando o moliendo los ingredientes en un mortero, pero para la que podemos utilizar un procesador de alimentos. Se utiliza normalmente para acompañar la pasta pero se le pueden dar otros usos y servirla como relleno de tomates cherry, como acompañamiento de nachos… es cuestión de echarle imaginación.

Ingredientes

  • 2 tazas de hojas de albahaca fresca
  • 2 dientes de ajo grandes
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado
  • 1/4 taza de queso de oveja curado ralaldo
  • 1/4 taza de piñones
  • 1/2 taza de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración:

Trituramos la albahaca, los ajos y los piñones hasta conseguir una pasta homogénea en un mortero.

Añadimos la mitad del aceite de oliva y batimos para darle a la pasta una consistencia cremosa. Incorporamos el resto del aceite poco a poco en forma de hilo sin dejar de batir hasta lograr la consistencia adecuada.

Añadimos los quesos y removemos con ayuda de una cuchara de madera.

Salpimentamos al gusto. Probamos para rectificar si fuera necesario.

Notas:

  • Podemos elaborarlo también en un procesador de alimentos, combinando la albahaca, el ajo, el queso y los piñones y añadiendo después poco a poco el aceite de oliva hasta lograr la consistencia deseada.
  • Se puede jugar con la cantidad de aceite hasta lograr el espesor que deseamos, según el uso que vayamos a darle.

.

Tarta de calabacín, tomates y mozzarella

Empanadas y Quiches Verduras

Está fue una de esas recetas que supe que debía hacer nada mas leerla. Tanto los ingredientes, una combinación de calabacín, tomates cherry y mozarella, como la presencia de esta tarta me llamaron la atención en el fastástico blog ‘Uno de dos’, al que os recomiendo echéis un vistazo si aun no lo conocéis. Hice alguna pequeña modificación respecto de la original al no contar con el 100% de los ingredientes, pero nada importante como veréis. En aproximadamente dos horas, tenia lista la tarta en la mesa con un resultado que gustó muchísimo. Resulta ademas una receta muy entretenida de elaborar, con la que pasaréis un rato agradable en la cocina.

Ingredientes (para un molde de 22cm. de diámetro):
Para la masa:

  • 260gr. de harina
  • 40gr. de queso curado rallado
  • 5gr. de sal
  • 70gr. de mantequilla en punto pomada
  • 1 huevo + 1 para barnizar
  • 60ml. de agua fría

Para el relleno:

  • 3 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 Cebolla grande
  • 1 Calabacín
  • 400gr. de tomates cherry
  • 120gr. de Mozzarella
  • 50gr. de harina
  • 2 cucharaditas de Albahaca
  • Sal y Pimienta negra

Elaboración:

Para hacer la masa reunimos en un bol la harina, el queso, la sal y la mantequilla y mezclamos hasta conseguir una masa granulosa. Añadimos entonces el huevo batido y mezclamos bien. Para acabar de lograr una masa homogénea, añadimos el agua y amasamos. Formamos una bola, envolvemos en film transparente y refrigeramos en la nevera durante un mínimo de 30 min.

En una sartén, calentamos 3 cucharadas de aceite. Picamos la cebolla bien fina y rehogamos en la sartén hasta que esté transparente. Entonces, añadimos el calabacín cortado en rodajas finas y rehogamos el conjunto hasta que esté dorado y tierno.

Mientas en un bol, mezclamos los tomates cherry partidos por la mitad con la mozzarella, la albahaca y la harina. Cuando la mezcla de calabacín y cebolla esté lista la agregamos (escurrida), salpimentamos y removemos para que todo quede bien mezclado.

Precalentamos el horno a 180ºC

Sacamos la masa de la nevera y la estiramos en una superficie enharinada. Forramos con la masa el molde previamente enharinado, dejando que sobresalga un trozo para luego poder doblarlo hacia dentro. Pinchamos la base de la masa con un tenedor, colocamos el relleno y cerramos la masa, pincelando los bordes con huevo batido.

Horneamos a media altura aproximadamente 45 minutos, o hasta que veamos que la masa está hecha y la superficie de aspecto dorado.

Sacamos del horno y servimos caliente.

Notas:

  • Es un bocado muy completo que puede servirse como plató único para unas 4 personas acompañado por una ensalada. En mi caso lo serví junto con una ensalada de canónigos, ventresca y pimientos del piquillo.

.

Tosta de queso crema y cebolla caramelizada

Noticias Tapas y aperitivos

La cebolla es uno de esos ingredientes imprescindibles en mi cocina. Además de ser un buen complemento y acompañamiento para múltiples platos, resulta un manjar por si sola. Si como yo, vais a utilizarla para elaborar una tapa, una de las opciones mas sabrosas es caramelizarla. Como veréis en la receta de hoy, caramelizar la cebolla es muy sencillo y únicamente requiere un poquito de paciencia. Una vez hecha podréis acompañarla con queso crema como en este caso, ventresca, pimientos del piquillo… Es importante tener en cuenta que la cebolla mengua muchísimo y que por lot anto tendremos que tender a aumentar su cantidad.

Ingredientes:

  • 2 rebanadas de pan
  • Queso crema
  • 1 cebolla grande
  • Aceite de oliva
  • Agua

Elaboración:

Ponemos aceite de oliva virgen extra en la sartén, unas 6 cucharadas, y damos calor.

Picamos la cebolla en aros o en juliana y cuando el aceite esté caliente la echamos a la sartén removiendo para que se impregne de aceite por igual. Bajamos el fuego y dejamos que la cebolla se vaya haciendo unos 20 y 30 minutos, moviendo de vez en cuando y vigilando para que no se queme. Primero se tornará transparente y después irá tomando color pasando por un dorado intenso hasta un tono marrón.

Cuando la cebolla tenga ya un color oscuro, añadimos una cucharada de agua y removemos. Caramelizará y la cebolla tomará un color uniforme. Seguimos cocinando a fuego lento unos minutos mas añadiendo otra cucharada de agua y removiendo nuevamente hasta conseguir un color oscuro y uniforme.

Mientras la cebolla acaba de hacerse, tostamos las rebanadas de pan y untamos queso crema en ellas.

Finalmente, repartimos la cebolla caramelizada en las dos tostas.

Notas:

  • Es preferible servirlo templado.
  • Es importante tener paciencia y cocinar la cebolla suavemente vigilando de que no se queme, ni se tueste mas por un lado que por otro.

.