Guisado de carne con alcachofas

Carnes

Ahora que el frio empieza a aparecer, cada vez son mas apetecibles los guisos y platos de cuchara. Este fin de semana lluvioso, aprovechando unos trozos de ternera que guardábamos en el congelador, cocinamos este guiso de ternera con patatas, zanahoria, guisantes y alcachofas. Una plato único de los mas completo y apropiado para entrar en calor en la época en la que entramos. A la hora de servirla, y solo en algunos platos (entre ellos el de la foto), serví ademas unas uvas pasas, una idea para aquellos a quienes les gusten.

Ingredientes:

  • 500gr. de ternera para guisar
  • 1 Cebolla pequeña
  • 2 Zanahorias pequeñas
  • 4 Alcachofas
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 rama de laurel
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 3 patatas
  • 2 puñados de guisantes
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • Pimienta y Sal
  • Agua

Elaboración:

En una olla calentamos unas cucharadas de aceite y rehogamos la cebolla picada unos minutos hasta que esté tierna.

Añadimos 2 cucharadas de tomate frito, la zanahoria cortada en rodajas finas y las alcachofas limpias en cuartos. Rehogamos unos minutos mas, removiendo de vez en cuando.

Mientras, cortamos la carne en trozos y una vez salpimentada, la añadimos a la olla para que se dore, removiéndola continuamente.

Añadimos la cucharadita de pimentón y preparamos en un mortero un diente de ajo majado que añadimos al guiso junto con medio vaso de vino blanco. Cocinamos la mezcla para que el alcohol se evapore.

Cubrimos con agua, ponemos las patatas cortadas en trozos grandes, una hoja de laurel y tapamos la olla dejando que el guiso hierva unos 10 minutos. Pasado ese tiempo añadimos los guisantes y cocinamos 10 minutos mas aproximadamente.

Retiramos del fuego y servimos caliente.

Notas:

  • Utilice agua para elaborar el guiso pero si tenéis una caldo de carne preparado, mejor que mejor.

.

Merluza en allada

Pescados

La merluza en un pescado blanco con un contenido graso y calórico bajo, por lo que es un alimento adecuado en dietas si la cocinamos sin grasas, cocida o hervida. Como alimento versatil que es, podemos cocinarla de mil y una maneras dándonos gran juego en la cocina. En este caso, y siguiendo una receta que encontré en una revista, está acompañada de patatas y un sofrito con pimenton y vinagre, que le da un sabor muy especial.

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 rodajas de merluza
  • 1 patata
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 vasito de aceite virgen extra
  • 1/2 cucharada de pimentón dulce
  • Pimentón picante
  • Unas gotitas de vinagre
  • 1 hoja de laurel

Elaboración:

Pelamos la patata y la cortamos en trozos irregulares. Los ponemos a cocer en una cazuela grande con agua, una pizca de sal y una hoja de laurel aproximadamente 10-15 minutos a fuego fuerte.

Limpiamos las rodajas de merluza bajo el grifo, las secamos y salamos. Incorporamos  la merluza a la cazuela y dejamos cocer 5 minutos mas, comprobando al final el pñunto de sal. Bajamos el fuego al mínimo y retiramos la mayoria del agua de cocción.

En una sartén, calentamos el aceite a fuego medio mientras pelamos y cortamos el ajo en laminas finitas. Cuando el aceite esté caliente, añadimos las láminas de ajo y cocinamos hasta que se doren. Entonces, agregamos una pizca de pimentón picante y 1/2 cucharada de pimentón dulce, removiendo para que no se quemen.

Retiramos del fuego la sartén, esperamos a que temple y añadimos unas gotitas de vinagre removiendo la mezcla, para a continuación verterla sobre el pescado.

Tapamos la cazuela y cocemos unos minutos mas moviendola de vez en cuando, antes de servir.

Notas:

  • El caldo que quitamos de la cazuela nos puede servir para hacer una buena sopa
  • He tenido problemas con la cámara así que la foto corresponde a la publicación escaneada en la que la encontré

.

Pulpo a la gallega

Pescados

Galicia ademas de ser una tierra preciosa para visitar, tiene una buenísima gastronomía que degustar. Siempre que la visito, no puedo resistirme a un buen plato de pulpo a la gallega solo o acompañado de patatas o cachelos. Aun tengo recuerdos de como me llamaba la atención de pequeña ver como las señoras golpeaban el pulpo contra la pared para ablandar su carne o «asustarlo». En casa, esto lo podemos conseguir congelando el pulpo durante dos días, y dejando que se descongele por si solo al sacarlo.

Ingredientes:

  • 1 Pulpo (1Kg. 1/2)
  • 1 Cebolla pequeña
  • 3 patatas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón dulce
  • Pimentón picante
  • Sal gorda

Elaboración:

Antes de cocinar el pulpo, debemos tenerlo en el congelador por 2 días y sacarlo con tiempo suficiente del congelador para que se descongele por si solo.

En una olla a presión ponemos abundante agua, la cebolla cortada en dos mitades. Cuando empiece el agua a hervir, introducimos con cuidado de no quemarnos el pulpo unos 10 segundos tras los cuales lo sacaremos. Cuando el agua hierva de nuevo repetimos la operación.. así un total de 3-4 veces, tras las cuales dejamos el pulpo en la olla. Cerramos la olla y cuando la válvula suba, bajamos el fuego y mantenemos 30-35 minutos.

Mientras, pelamos y cortamos en laminas las patatas.

Retiramos la olla del fuego, dejamos reposar unos minutos para que temple, abrimos y comprobamos que el pulpo esté tierno (Si aun estuviera duro, tendríamos que cerrar la olla y poner al fuego unos minutitos mas). Escurrimos el pulpo y lo dejamos reservamos.

Ponemos las patatas a cocer en el mismo agua del pulpo unos minutos y cortamos el pulpo en rodajas.

Servimos en una tabla colocando una capa de patatas y a continuación el pulpo. Acompañamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, sal gorda y pimentón dulce y picante.

Notas:

  • Tanto el proceso de congelación como el asustarlo metiendo y sacándolo del agua hirviendo son importantes para conseguir que los tejidos se rompan y quede tierno.

Lentejas con chorizo y morcilla

Legumbres

Las lentejas son uno de mis platos favoritos! En general, soy bastante amiga de los platos de cuchara, potajes, legumbres… y aunque en ésta época con calor hay gente que desista de cocinarlos, de mi menu semanal no desaparecen. La lenteja es una legumbre con alto contenido en hidratos de carbono que suelo cocinar normalmente limpia, con verduras y sin sacramentos, pero ayer me pareció un buen día para prepararlas completitas con chorizo y morcilla.

Ingredientes:

  • 300 gr. de lentejas
  • 1 cebolla
  • 1 hoja de laurel
  • 1 morcilla
  • 1 chorizo
  • aceite de oliva
  • sal
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce

Elaboración:

El primer paso es tener las lentejas a remojo desde la noche anterior o durante aproximadamente 10 horas.

En una sartén con una cucharadita de aceite, sofreimos la cebolla entera a fuego suave unos minutos. Vamos girandola y cuidando que no se queme.

Ponemos las lentejas en una olla y cubrimos con agua. Añadimos la cebolla y una hojita de laurel y dejamos cocer a fuego medio durante aproximadamente 50 minutos.

Aparte, para evitar exceso de grasa, cocemos el chorizo y la morcilla a la que pincharemos por varios sitios.

En una sartén, sofreimos el diente de ajo con un poquito de aceite. Cuando esté dorado y fuera del fuego, agregamos el pimenton y rehogamos. Se lo añadimos a las lentejas ya listas junto al chorizo y la morcilla. Dejamos unos minutos para que los sabores se mezclen y servimos.

Nota:

  • Es conveniente vigilar las lentejas para que no se queden sin agua, si no tenéis controlada la cantidad necesaria.
  • La razón por la que suelo cocinar el ajo y la cebolla enteros no es otra que poder retirarlo ya que no a todo el mundo en casa le gusta.
  • Si la lenteja es pequeñita, no suele ser necesario tenerla a remojo, aun así, acordándonos, no cuesta nada dejarla el día anterior.

.