Mermelada de mora

Ayer empecé el último bote de mermelada de mora que me quedaba en la reserva, para preparar la receta de mañana. Suelo elaborarla todos los años a finales de agosto, principios de septiembre cuando las moras están en su punto justo de maduración. La mora, es un fruto silvestre es de bajo valor calórico, rico en vitamina C, magnesio, potasio y en fibra y que destaca por su acción antioxidante. Recolectarlas resulta entretenido y es una de esas actividades en las que podemos incluir a los niños. Debemos escoger las moras que estén maduras y que tengan un color negro brillante y consumirlas o cocinarlas no mas de 3 días después.

Ingredientes:

  • 1 kilo de moras
  • 600gr. de azúcar
  • Zumo de 1 limón

Elaboración:

Lavamos las moras, desechando aquellas que estén malas, y les quitamos el rabito.

En un bol ponemos las moras junto con el zumo de un limón y el azúcar. Removemos la mezcla de manera que la fruta quede cubierta por el azúcar y dejamos reposar y macerar un mínimo de 8 horas (o durante toda la noche) en un lugar fresco.

Pasamos la mezcla a una una olla grande, y cocinamos a fuego medio hasta disolver el azúcar, removiendo frecuentemente. Una vez disuelto, subimos el fuego y llevamos a hervor sin dejar de remover con una cuchara de madera.

Con la misma cuchara a la vez que removemos, iremos machacando las moras (me gusta encontrar trocitos por lo que no suelo pasarla).

El tiempo de cocción dependerá de la fruta. Para saber cuando retirarla del fuego, basta con pasar la cuchara por la mezcla y si esta lo suficiente espesa como para que se cree un hueco y podamos ver el fondo de la olla, nuestra mermelada estará lista.

Una vez lista, introducimos la mermelada aun caliente en tarros de cristal esterilizados, llenándolos hasta arriba. Cerramos bien y almacenamos boca abajo en un lugar fresco hasta que se enfrie.

Notas:

  • Para evitar las semillas o trocitos en la mermelada, bastara con pasar por el colador la mezcla a principio de la cocción.

.

Mermelada de tomate

Nunca se me había ocurrido aprovechar el tomate de la huerta para elaborar mermelada hasta este año. Con la cantidad de fruto que han dado las plantas, no me ha quedado otro remedio que agudizar el ingenio, para no aburrirnos preparándolo siempre de la misma manera. Tras leer varias recetas y coger un poquito de cada una, este fué el resultado teniendo como ingredientes tomates, azúcar y un limón.

Ingredientes:

  • 500 gr. de tomates pelados y sin pepitas
  • 125 gr. de azúcar moreno
  • 125 gr. de azúcar
  • Zumo de medio limón

Elaboración:

Hacemos unos cortes transversales en cruz en la piel de los tomates y los escaldamos 30 segundos, para que sea mas fácil pelarlos. Una vez pelados, quitamos las semillas. Debemos conseguir 500gr de peso de tomates «limpios». Los cortamos con ayuda de un cuchillo en trocitos pequeños y los colocamos en una cazuela alta.

Añadimos la mitad de su peso en azúcar, 125 gr. de azúcar blanco y 125 gr. de azúcar moreno, y mezclamos bien.

Dejamos reposar la mezcla 1/2 hora y pasado el tiempo, añadimos el zumo de medio limón.

Ponemos a fuego medio durante 10 minutos, retirando si fuera necesario la espuma que se forme en la superficie. A continuación, subimos el fuego hasta que mezcla hierva y removemos continuamente durante 5 minutos.

Bajamos el fuego y cocinamos hasta que la conserva tenga la consistencia adecuada. Deberá estar espesa pero conservar un poquito de líquido para que al enfriar no se quede seca o endurezca. Según el agua que tengan los tomates, nos llevará mas o menos tiempo (en mi caso fueron 45 minutos).

Una vez lista, dejamos que se temple y la introducimos en una bote esterilizado llenándolo hasta el borde y cerrándolo herméticamente.

Notas:

  • Para esterilizar los botes, basta con introducir tanto botes como tapas en una olla con abundante agua y hervir durante 10 minutos. Para evitar que los tarros se golpeen y rompan podemos envolverlos en paños.
  • Si deseamos eliminar los trocitos basta con pasar la mezcla por la batidora.

.

Mermelada de Albaricoque

La mermelada de albaricoque junto a la de fresa es la que mas se consume en casa. Aprovechando la temporada del albaricoque, decidí hacer un par de de botes de prueba , para consumir a lo largo de este mes. El albaricoque es una fruta interesante por su poder antioxidante y un importante contenido en hierro. Como a veces somos perezosos, no en mi caso, para comer piezas de fruta, esta puede ser otra buena manera de consumirla.

Ingredientes:

  • 1 kg. de albaricoques
  • 700 gr. de azúcar
  • Zumo de medio limón

Elaboración:

Lavamos bien los albaricoques con agua fría, los introducimos en una cazuela con agua y los cocemos aproximadamente 5-10 minutos hasta que estén blandos.Los escurrimos, retiramos los huesos, y trituramos ligeramente.

Se añade el azúcar y el zumo de limón , se remueve y se le da calor. Cocemos removiendo de vez en cuando para que no se pegue hasta que empiece a espesar y adquiera consistencia.

Apagamos el fuego, dejamos reposar un par de minutos y vertemos en botes esterilizados hasta llenarlos por completo. Tapamos y colocamos boca abajo durante unas horas. Dejamos enfriar antes de meter en la nevera.

Notas:

  • Como me gusta que queden trocitos suelo triturar muy poco la mezcla. Si preferís que quede fina, podéis incluso pasar la fruta por un pasapuré.
  • Para saber como esterilizar los botes o la forma en que podemos conservar la mermelada mas tiempo en ellos, podéis consultar la entrada ‘Mermelada de cerezas’.

.

Mermelada de ciruelas claudia

Las ciruelas Claudia, de color verde y una pulpa amarillenta, son una de mis frutas favoritas quizá por el contraste entre el sabor amargo de la piel y el dulce de la pulpa. Son ademas beneficiosas por su contenido en fibra y componentes laxantes. En esta época las encontramos en el mercado en su mejor momento, y es por eso, que aproveché hace unos días a preparar esta mermelada de ciruela claudia para acompañar mis desayunos.

Ingredientes:

  • 600 gr. de ciruela claudia
  • 350 gr. de azúcar
  • zumo de 1/2 limón
  • 1/4 de manzana pequeña

Elaboración:

Lavamos las ciruelas bien, les quitamos el rabito y deshuesamos, cortándolas por la mitad.

Las introducimos en una cazuela alta y añadimos la manzana y el zumo de limón. Tapamos y calentamos hasta que empiece a hervir, removiendo a menudo para que nos se nos pegue. Una vez que hierva, bajaremos el fuego y cocinaremos aproximadamente 15 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando.

Una vez cocida la fruta, pasaremos las ciruelas por el pasapuré y volveremos a poner en el fuego junto a la manzana. Cuando empiece a hervir, añadiremos el azúcar y cocinaremos otros 15 minutos, removiendo amenudo, para que se evapore el agua.

Cuando espese, la vertemos en un tarro esterilizado, tapamos y mantenemos boca abajo durante 24h antes de guardar en la nevera.

Notas:

  • Se le puede añadir un toque de canela a la mermelada en el último momento.

.

Mermelada de cerezas

Estamos en plena temporada de cerezas, una fruta depurativa, con propiedades antioxidantes, gran riqueza en agua y alto contenido en potasio y en azúcar por lo que no es recomendable para diabéticos. Una de mis favoritas del verano y adictiva! Es difícil parar de comer una vez que se empieza. Para que su sabor perdure mas allá del tiempo que la encontremos en los mercados, podemos conservarla en forma de mermelada. Una receta tradicional y sencilla pero que requiere de tiempos de espera y un ratito deshuesando cerezas.

Ingredientes:

  • 1 kg. de cerezas
  • 600 gr. de azúcar.
  • Zumo de 1 limón.

Elaboración:

Limpiamos las cerezas, quitamos el rabito y deshuesamos. Este paso es el mas costoso del proceso aunque existen en el mercado unos deshuesadores que por lo que me han contado, son útiles.

Introducimos las cerezas en un bol y añadimos el azúcar y el zumo de limón. Removemos y dejamos macerar un mínimo de 3 horas.

Una vez macerado, vertemos la mezcla en una cazuela y cocemos a fuego medio sin dejar de remover, para que no se nos pegue, durante 20-25 minutos. Si tras ese tiempo, aun estuviera muy líquida, subiremos el fuego y seguiremos cocinando sin parar de remover hasta conseguir la textura deseada. Para comprobar el espesor, se puede echar una cucharadita en un plato dejar enfriar unos minutos, inclinar el plato ligeramente y comprobar que no se deslice.

Mientras la mezcla cuece, esterilizamos los tarros que vayamos a utilizar. Para ello introducimos tanto botes como tapas en una olla con agua y un paño de cocina para que al hervir el agua no se golpeen. Mantenemos durante 15 minutos con el agua hirviendo y sacamos a una superficie limpia.

Vertemos la mezcla en los tarros esterilizados y para mayor seguridad de conservación hervimos los tarros una vez llenos, cociendo al baño maría durante unos 20 minutos y utilizando un paño de cocina entre tarro y tarro para que no se golpeen.

Notas:

  • La mezcla debe echarse en bote nada mas hacerse sin que pierda calor.
  • Puede batirse la mezcla una vez cocida, si no se desean encontrar trozos de fruta.
  • La medida de azúcar es aproximada, dependerá de lo dulces que sean las cerezas.

.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies