Salsa de tomate básica

Salsas

Siempre es útil saber como preparar una salsa de tomate, con la que poder acompañar numerosos platos. Seguramente muchas de las recetas que iré subiendo la incluirán y por eso he pensado que no estaba de mas dedicar un día para aprender como preparar una salsa de tomate básica. Tomates maduros, dientes de ajo, cebolla, sal, aceite y azúcar son los ingredientes básicos, a los que podemos añadir pimiento verde, puerro o incluso zanahoria.

Ingredientes:

  • 2 kg. de tomates maduros
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cebollas medianas
  • Sal
  • Azúcar
  • Aceite de oliva
  • Albahaca

Elaboración:

Picamos las cebollas y las ponemos a pochar en una sartén con un chorro de aceite. Cuando empiecen a adquirir ese tono transparente característico, añadimos los dientes de ajos picaditos.

Cuando el ajo comience a dorarse (el ajo se quema rápidamente por lo que hay que estar atentos) añadimos los tomates troceados, la albahaca fresca picada, la sal y el azúcar para corregir la acidez del tomate. Cocinamos a fuego fuerte 3-4 minutos removiendo constantemente. Después bajamos el fuego y cocinamos otros 40 minutos, hasta que los tomates estén desechos.

Para finalizar, pasamos por un pasapuré, dejamos enfriar y reservamos.

Notas:

  • Es importante dejar enfriar la salsa antes de meterla en la nevera para conservarla. En la nevera podemos conservarla unos 3 días bien tapada. Otra opción es congelarla.
  • Suelo utilizarla también sin triturar, para acompañar muchos platos.

.

Plumas de pasta con pollo a la parmesana

Pasta y Pizza

La pasta gratinada en el horno con queso parmesano me resulta riquísima!! Quizá se deba a que no la preparo así habitualmente y me limito a cocerla y añadirle los ingredientes que corresponda por comodidad? He probado con varios tipos de pasta y creo que la pasta penne, o las plumas son las mas indicadas para esta receta, pero no son las únicas opciones, siempre podéis probar. Una receta lista en poco tiempo, con un toque de horno final que gusta a casi todo el mundo.

Ingredientes:

  • 300 g de pechuga de pollo, hecha filetes
  • 1 huevo
  • 30 gr. de harina
  • Pan rallado
  • 400 gr. de Plumas o Pasta Penne
  • Aceite de Oliva
  • Salsa de tomate
  • Perejil, pimienta y Sal
  • 300 g de queso mozzarella
  • 3 cucharadas de queso rallado parmesano

Elaboración:

Cortamos las pechugas en trocitos y salpimentamos. Pasamos por harina, huevo y pan rallado. Freimos en la sartén un con unas gotitas de aceite vuelta y vuelta, o bien cocinamos en el horno.

A la misma vez, cocemos la pasta según las indicaciones del frabricante, y una vez hecha, escurrimos.

Añadimos a la pasta 2 cucharaditas de perejil, la salsa de tomate y los trocitos de pechuga, y vertemos la mezcla en un recipiente para hornear. Cubrimos con queso mozzarella, queso parmesano y un toque de perejil y pimienta (opcional).

Gratinamos en el horno (precalentado) unos 10 minutos a 190-210º, o hasta que el queso se haya derretido y haya adquirido color dorado.

Notas:

  • Conviene pasar lo justo las pechugas por la sarten para que no se resequen demasiado en el proceso.

.

Montadito de pechuga de pollo, cebolla pochada y lactonesa

Salsas Tapas y aperitivos

No si os pasará como a mi, que los viernes y domingos me apetecen cenas diferentes, mas de picoteo, relajadas y de las que se alargan. Muchas veces abrimos la nevera, echamos un vistazo y vamos montando algo con lo que tenemos, sin mucha preocupación. En este caso tomate, pechugas de pollo, y cebolla, acompañadas de tomate frito y lactonesa hecha en casa para que aquellos que no puedan comer huevos, puedan disfrutar igual, y con la que evitamos los problemas que pueda causar en la mayonesa, el calor en ésta época.

Ingredientes (2 personas):

  • 2 rebanadas de pan de molde
  • 2 filetes de pechuga de pollo grandes
  • 1 tomate grande
  • 2 cebollas medianas
  • Pan rallado
  • Pimienta y sal
  • Aceite de oliva
  • Tomate frito o salsa de tomate

Para la lactonesa:

  • Leche evaporada
  • Aceite de girasol
  • Vinagre o zumo de limón
  • Sal

Elaboración:

Comenzamos, ya que es lo que mas tiempo nos llevará, pochando la cebolla en una sartén con 2 cucharadas de aceite. Lo haremos con paciencia a fuego medio hasta que este tierna y adquiera ese color característico.

Mientras, lavamos el tomate, lo cortamos en rodajas y reservamos.

Para hacer la lactonesa, colocamos en un vaso de batidora, 1 medida de leche evaporada, sal, y 2-3 medidas de aceite. Introducimos la batidora, la pegamos al fondo y comenzamos a batir sin mover el brazo de la batidora un minuto. Comenzamos a levantar despacio el brazo de la batidora y a medida que vemos que se liga, movemos arriba y abajo para que termine de ligar. Para finalizar, echamos un chorrito de vinagre o zumo de limón con el que la mezcla espesará un poquito y volvemos a batir con movimientos arriba-abajo. Reservamos.

Salpimentamos las pechugas, las pasamos por pan rallado y las freimos en aceite bien caliente.

Ponemos en cada plato una rebanada de pan de molde y lo untamos con un poco de salsa de tomate bien repartida y añadimos las rodajas de tomate. Cubrimos con lactonesa, colocamos las pechugas de pollo encima y para finalizar, la cebolla pochada.

Notas:

  • Las medidas de la lactonesa son aproximadas, ya que siempre lo hago a ojo. Recomiendo poner únicamente dos partes de aceite en un principio y una vez ligado si fuera necesario añadir mas hasta obtener la textura deseada.
  • Suelo utilizar al igual que Pam de molde una rebanada de pan de pueblo tostada en el horno.

.

Albóndigas con queso y salsa de tomate

Carnes Salsas

Las albóndigas es una receta habitual en muchas casas y para la que cada cual tiene sus propios truquillos. En una receta fácil, rápida de hacer y que podemos dejar preparada de víspera. En la tarea además, pueden colaborar los niños, a los que generalmente mancharse las manos y ayudar a hacer bolitas les suele gustar, a mi al menos me gustaba. El queso les da un toque diferente, y la base de las albóndigas no deja de ser la misma, al igual que los pasos para hacer una buena salsa de tomate casera.

Ingredientes:

Para las albóndigas:

  • 400 g. de carne picada (mezcla de ternera y cerdo)
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 diente de ajo
  • 2 huevos
  • 15 g. de miga de pan remojada en leche
  • 80 g. de pan rallado
  • 12 taquitos de queso
  • Harina
  • Sal
  • perejil

Para la salsa de tomate:

  • 2 kg. de tomates maduros
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cebollas
  • Sal, aceite y azúcar

Elaboración:

Salsa de tomate

Picamos las cebollas y los ajos y los ponemos a pochar con un par de cucharadas de aceite en una sartén. Cuando ya adquieran un color dorado, añadimos los tomates troceados, la sal y el azucar para quitar la acidez del tomate. Dejamos en el fuego durante 40 minutos y para terminar pasamos por el pasapuré y reservamos.

Albóndigas de queso

Picamos la verdura y añadimos la carne (que previamente habremos salado), el pan rallado, la miga de pan remojada en leche, los huevos y una pizca de perejil picado. Mezclamos todo bien con las manos y hacemos las albóndigas de tamaño medio, a las que introduciremos el queso. A continuación, pasamos las albóndigas por harina y las freímos en abundante aceite a fuego lento.

Por último, introducimos las albóndigas en la salsa de tomate previamente preparada, durante 20 minutos aproximadamente, a fuego lento.

Nota:

  • Suelo utilizar queso de nata para las albóndigas porque tiene un sabor suave y es muy tierno pero podéis jugar con el que mas os guste.