Té helado con leche

El té helado, es una bebida muy refrescante y sabrosa para disfrutar en verano, servida en un vaso con hielo. Es una receta sencilla que solo requiere esperar a que el té se enfríe hasta temperatura ambiente antes de servirlo sobre el hielo. Aunque el té no sea algo que me entusiasme, reconozco que «camuflado» junto al hielo y la leche condensada, se toma muy agusto. Puede servirse tal cual o acompañarlo con unas hojitas de menta o una rodaja de limón.

Ingredientes:

  • 2-3 cucharadas de te negro
  • 130 ml. de agua
  • 2 cucharadas de leche condensada
  • 2-3 cucharadas de azucar
  • Leche evaporada fría
  • Hielo picado

Elaboración:

Hervimos el agua y vertemos en una taza con 2-3 cucharadas, según la intensidad que deseemos de te negro. Dejamos actuar unos minutos. Después, utilizando un buen filtro o colador, colamos el té.

Agregamos las cucharadas de azúcar al té caliente y removemos bien para que se disuelva. Añadimos también la leche condensada, revolvemos hasta integrarla y dejamos reposar y enfriar.

Llenamos 2/3 de un vaso de hielo picado y a continuación vertemos el té y cubrimos con la leche evaporada.

Notas:

  • Podemos realizar los dos primeros pasos y conservar la mezcla en la nevera hasta la hora de servir.
  • La cantidad tanto de la leche condensada y evaporada, variará según el dulzor que queramos obtener.

.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies